Por votación en una masiva asamblea, los y las estudiantes de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) decidieron quitar todos los símbolos religiosos que se encontraban en la Facultad de Derecho de esa misma casa de estudios. Fue así como bajaron una figura de la Vírgen María que estaba en una de sus paredes.

La situación se dio en el marco de la Asamblea Interfacultades que se realizó este martes, organizada por los y las estudiantes de la UNC “contra el recorte presupuestario” que afecta a todas las universidades públicas y en apoyo a la lucha docente, que exige un aumento mayor al del 15% ofrecido desde Nación.

Embed

Mientras retiraban la imagen de la Vírgen, los alumnos y alumnas comenzaron a cantar una frase que en las últimas semanas se vuelve cada vez más popular: Iglesia, Estado, asuntos separados”. Esto hace referencia a la campaña de separación de la Iglesia y el Estado, que es representada por un pañuelo naranja. Además, también se cantó el “hit del verano”, con una pequeña modificación: “Mauricio Macri, la yuta que te parió”.

Embed
Embed

Luego de hacer esto, colgaron en lugar de la Virgen el pañuelo naranja, junto a uno verde, en representación de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, de la cual la Iglesia Católica es una de las más férreas opositoras.

El hecho se da en medio de una fuerte crisis en la universidad pública por el recorte del presupuesto y la negativa de dar un aumento acorde a la inflación en el acuerdo paritario por parte de las autoridades nacionales.

Además, este año se cumplió un siglo de la Reforma Universitaria, que se inició en la UNC, la universidad más antigua de Argentina. En ella se logró la autonomía universitaria, la democratización de su gobierno, la extensión universitaria y la libertad de cátedra, entre otras cosas que benefician al estudiantado hasta hoy en día. También hubo un fuerte enfrentamiento con sectores religiosos, ya que los reformistas promovían el conocimiento científico en la universidad.

Embed

SE CAYÓ UN PEDAZO DE TECHO MIENTRAS OPERABAN A UN NENE EN EL HOSPITAL GUTIÉRREZ