El juez de la Corte Suprema Horacio Rosatti reconoció hoy que existe una interna dentro del máximo tribunal y admitió que falta "celeridad" en la Justicia.

"Disputas, disensos, discusiones en los acuerdos hay casi siempre. Que a veces trasciendan, o no, es otro tema. Si me dice si soy íntimo amigo de los ministros de la Corte, le digo que no", reveló el magistrado.

Así, el juez confirmó los rumores a voces sobre la tensa interna que vive el tribunal luego de la asunción de Carlos Rosenkrantz como presidente del cuerpo. Aunque matizó: "todos hablan con todos, todos los días".

"Cumplimos con nuestra función, para eso nos pagan, para dictar sentencias y no para hacer amigos. No somos enemigos. Debate hay siempre, pretender que eso sea una patología es no comprender cómo funciona un órgano colegiado", señaló en una entrevista brindada a La Nación.

Asimismo hizo fuertes críticas al sistema judicial y resaltó que "hay que trabajar para tener calidad y celeridad" en la Justicia.

"Tenemos la expectativa de que la organización haga los ajustes necesarios para ponerse en línea con las necesidades de la gente", dijo sobre los cambios que planea Rosenkrantz.

Y agregó: "Tengo mucho optimismo respecto de los fallos que vamos a sacar en los próximos meses. Vamos a estar a la altura de lo que la gente pretende de nosotros. Vamos a exhibir sentencias con calidad doctrinaria y con la mayor celeridad posible. Ahora, como votemos cada uno, es diferente".

En ese sentido, al ser consultado sobre qué falta en el máximo tribunal, Rosatti respondió "celeridad", así como consideró que la Justicia le debe "ejemplaridad moral" a la ciudadanía.