Un atacante mató a 17 personas en una escuela secundaria de la ciudad de Parkland, sur de Florida, Estados Unidos. Tras el ataque, el hombre -un ex estudiante de 18 años- fue detenido.

El sheriff del condado de Broward, Scott Israel, informó a la prensa que fallecieron 17 personas, identificó al sospechoso como un ex estudiante de 18 años de esa escuela, Nikolaus Cruz, y afirmó que fue detenido "sin una confrontación" con la policía.E

"Es una catástrofe. Realmente no hay palabras", lamentó el funcionario en su cuenta de Twitter.

Después de escucharse varias ráfagas de tiros, decenas de patrulleros de la Policía del condado llegaron al lugar, la acordonaron y comenzaron a evacuar a los estudiantes. Algunos salieron corriendo aterrorizados, otros caminaron de manera más ordenada, con los brazos en alto.

Eeuu.jpg

El diario Miami Heraldcitó a Jim Gard, un profesor de matemáticas de ese centro educativo, quien reveló que los docentes y personal administrativo fueron advertidos el año pasado de que el ex estudiante constituía una amenaza y no se le debía permitir el ingreso al colegio con una mochila.

"Hubo problemas con él el año pasado amenazando a estudiantes, y creo que se le pidió que abandonase el campus", manifestó el maestro al diario.

Un estudiante de este centro escolar declaró a la cadena CBS que Cruz, un "chico problemático", fue expulsado de la escuela y que siempre "cargaba armas con él", las cuales además no tenía reparos en enseñarla a los otros alumnos.

"Escuché un sonido como si fuera un camión de basura y después escuche 'bum bum bum'. Había gritos por todas partes. Sólo pude esconderme debajo del escritorio de mi maestra. Después la policía invadió la escuela y nos sacaron", contó Michael Katz a la cadena de noticias ABC, uno de los alumnos que acaba de encontrarse con su padre en los jardines exteriores del centro educativo.

"Escuché muchos disparos, como seis. Y pasaron muy cerca", contó la alumna Nicole Baltzer. La joven de 18 años le dijo a la cadena de noticias CNN que faltaban sólo 10 minutos de clase cuando sonó la alarma de evacuación y todos se tiraron al suelo.

Aún reinaba la confusión y la incertidumbre, cuando el senador por Florida, Bill Nelson, dijo a la CNN que había "varios muertos" y que era "un mal día" para el estado y el país.

En esta nota