Dólar a $ 73 y el negocio del hambre | El Destape con Roberto Navarro Suscribite

X

El ministro de Justicia, Germán Garavano, habló tras el espaldarazo de la Corte Suprema al juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, que investiga una red de espionaje ilegal y a quien el gobierno de Mauricio Macri apunta a destituir. "Nos parece bien", dijo el funcionario tan sólo un día después de haberlo denunciado en el Consejo de la Magistratura para apartarlo del cargo.

"Nos parece bien que si un juez está en funciones reciba el apoyo que deba recibir", afirmó una vez terminado el acto de apertura del año judicial en manos del titular de la Corte, Carlos Rosenkrantz.

Pese a ello, Garavano remarcó la continuidad de la denuncia contra Ramos Padilla ante el Consejo de la Magistratura, que tendrá que evaluar "algunos hechos puntuales", según publicó Página 12.

El ministro entendió que el juez transitó "por una vía que era inadecuada" en vez "de solicitar la ayuda por las vías que debería, que son las que fija la ley, tanto la ley de protección de testigos como la ley de protección de víctimas, lo hizo por otro camino".

LEER MÁS: La Corte Suprema otorgó ayuda a Ramos Padilla

El juez federal de Dolores había hecho pública la negativa del Servicio Penitenciario Federal, dependiente de Garavano, de trasladar al extorsionador Marcelo D'Alessio desde el penal de Ezeiza hasta el juzgado para la ampliación de la declaración indagatoria.

Hoy, la Corte resolvió hacer lugar al pedido de Ramos Padilla y aprobó los recursos para fortalecer el juzgado con dos nuevos cargos y un vehículo.