El fiscal a cargo de la causa por extorsión y espionaje ilegal, Juan Pablo Curi, solicitó que se evalúe convocar a declaración testimonial a Mirtha Legrandy a su productor y nieto Ignacio "Nacho" Viale, en el marco de lo que se conoció como Operación Jaitt.

La sugerencia de Curi fue realizada ante el juez Alejo Ramos Padilla, quien investiga si hubo comunicaciones entre el detenido Marcelo D'Alessio y la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), comandada por Gustavo Arribas.

Según una nota publicada por el periodista Ari Lijalad, Ramos Padilla resolvió aceptar a Giselle Robles, ex abogada de Leonardo Fariña, como querellante. La abogada se presentó por su cuenta en el juzgado de Dolores tras conocer, según dijo, que fue víctima de seguimientos según relató en su declaración indagatoria el espía Barreiro. Robles ya fue dos veces a Dolores, y en ambas aportó documentación que, según explicó, muestran que las declaraciones de Fariña en las causas contra ex funcionarios kirchneristas fueron guionadas.

Embed

Asimismo, Curi sugirió solicitar a las empresas de telefonía celular que confirmen el número celular del periodista Daniel Santoro y que, si Ramos Padilla lo considera adecuado, se requieran “los listados de comunicación de esa línea; ello así, en miras a determinar si ese periodista tenía contacto habitual con alguno de los miembros de la organiación delictiva que se investiga en el marco de los presentes actuados.