Luffi. El nombre aparece en el informe de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) como el creador de archivos de inteligencia que estaban en la computadora del espía ilegal Marcelo D’Alessio. Hasta ahora, su identidad era desconocida. Pero en el expediente consta que se trata de Marcos Antonio Luffi, oficial de Prefectura, fuerza que depende de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich.

Se han encontrado varios documentos creados o guardados por el usuario Luffi vinculado a diferentes casos en relación a actividades de inteligencia”, dice el informe de la CPM, que trabajó en la clasificación de los documentos secuestrados durante el allanamiento al domicilio de D’Alessio.

Embed

Luffi, según consta en el expediente, es Marcos Antonio Luffi. “Habría sido quien facilitó la información”, dice el documento al que accedió El Destape. Según consta en el Boletín Oficial, Luffi fue promovido a prefecto principal en la Prefectura en 2012. En el escalafón de Prefectura es un cargo medio. Pero lo importante es que esa fuerza reporta al ministerio de Seguridad que comanda Bullrich, cuyos vínculos con D’Alessio quedan cada día más al descubierto.

Respecto a Luffi, la CPM dejó asentado en su informe: “Es dable destacar que los archivos de texto (formatos Excel y Word) que poseen: interceptación de llamados y mensajes telefónicos registros migratorios de entrada y salida del país (SIGAM - DNM), informes contables y financieros con fuente en AFIR, ANSES, bancarios, BCRA, Base Nacional de Antecedentes Penales, Registro Nacional de Reincidencia, así como información personal referida por ejemplo, a la composición familiar de las personas blanco de las operaciones; todas ellas registran que el documento fue guardado o producido por el usuario ‘Luffi’”.

En otro tramo del informe de la CPM, donde hablan de informes sobre comunicaciones, dice: “Tal información proviene de las empresas Claro y Personal, donde en una mayor parte aparece como autor del archivo el usuario ‘Luffi’. Debemos destacar que dicha información no es de acceso público, solo puede ser suministradas a organismos oficiales mediante orden judicial previa y que su desviación a tareas de inteligencia no autorizadas se encuentra penada por la legislación nacional en la materia”.

En su mayoría, la información que fue guardada por Luffi y que estaba entre los archivos de D’Alessio refiere a lo que se conoció mediáticamente como “La mafia de los contenedores”. Hay, por ejemplo, información de viajes de Juan Pablo Di Pierro, datos sobre Bernardo Marcelo Yungman y, por supuesto, del despachante de aduanas Gabriel Traficante. Caso que, vale recordar, seguía desde Clarín Daniel Santoro. Todo se encadena. También que, ahora, tanto D’Alessio como Santoro están complicados en la investigación que lleva adelante el juez Luis Rodriguez, en la que ya procesó al primero y mandó a buscar información sobre el celular del segundo, tal como reveló Franco Mizrahi en El Destape.