La diputada de Cambiemos, Elisa Carrió, mencionada en la causa que investiga una red de espionaje ilegal, aseguró que si el juez Alejo Ramos Padilla la llama a declaración indagatoria pedirá ir a una cárcel común y reveló qué tres objetos se llevaría con ella.

Para Carrió, el juez de Dolores "es kirchnerista" y remarcó que ella es "víctima" de Marcelo D'Alessio porque éste "trabajaba con (el fiscal Juan Ignacio) Bidone y yo lo tengo acusado por encubrimiento del Triple Crimen" de General Rodríguez.

"El objetivo de Dolores", de esta causa que tramita en el juzgado federal, "es que terminemos presas" junto a la diputada de la Coalición Cívica, Paula Olivetto, también mencionada en la causa. "Estoy encantada: a mi me llaman a indagatoria, renuncio a la diputación nacional, me voy a sentar a que me espose y me lleve a una cárcel común", manifestó Carrió y agregó que para ella "es una medalla ir presa por estos ladrones".

Embed

En este sentido, reveló cuáles serían los objetos que llevaría a su celda: "Me dijeron que puedo llevar cremas, ya tengo el camisón y puedo llevar la Biblia a la cárcel". "Ya tengo todo arreglado", reconoció en TN.

Según argumentó, una de las finalidades de la causa D'Alessio es "sacar cuadernos", en referencia a las fotocopias de los cuadernos de Centeno, algo que "casi le sale bien" al extorsionador, a quien definió como "pirado".

Además, sostuvo que al fiscal Carlos "Stornelli (con ocho imputaciones en la causa) había que sacarlo porque los empresarios (vinculados en la causa de las fotocopias de los cuadernos) quieren un juicio abreviado y multas, no quieren ir presos". Para esa supuesta jugada, "le garantizarían la impunidad a Cristina Kirchner".

LEER MÁS: Para Carrió el resultado en Córdoba fue una victoria para Cambiemos