Avanza la denuncia de Pedro Etchebest contra el juez federal Julián Ercolini por obstaculizar la investigación que involucra a Marcelo D'Alessio y el fiscal Carlos Stornelli por maniobras extorsivas y que busca desentramar una red de espionaje ilegal. En el Consejo de la Magistratura, el radical Juan Pablo Más Velez tomó esa acusación y le dio curso.

Más Vélez ingresó al Consejo de la Magistratura por la lista "Cambio Pluralista", un acuerdo entre la UCR y el PRO. El abogado tomó la denuncia de Salvo contra Ercolini por sus maniobras para obstaculizar la investigación y quitarle la causa al juez federal de Dolores Alejo Ramos Padilla.

“Resulta claro que Ercolini ha enturbiado la investigación del proceso judicial”, aseguró Salvo en su denuncia y pidió “la apertura del procedimiento de remoción del juez denunciado; su respectiva suspensión y en su caso, se formule la acusación correspondiente ante el Jurado de Enjuiciamiento”.

Además, como contó El Destape, la abogada de Etchebest recordó que el fiscal Carlos Stornelli tardó cinco días en denunciar a D'Alessio, por involucrarlo en las maniobras extorsivas, luego de la publicación de Horacio Verbitsky. Esta acusación, por los sorteos de Comodoro Py, le tocó al juez Ercolini junto a la fiscal Alejandra Mangano, esposa de Juan Tomás Rodriguez Ponte, director de la oficina de escuchas que controla la Corte Suprema.

LEER MÁS: Las coimas de Stornelli: piden que la causa no se mude a Comodoro Py

Salvo resaltó, también, que cuando Ramos Padilla le pidió a Ercolini que le enviara copia de los mensajes de Whatsapp de Stornelli, en caso de tenerlos, para compararlos con los que Etchebest aportó a la denuncia, se topó con un pedido de inhibitoria por parte del juez federal Comodoro Py. Como fundamento, el magistrado utilizó los pedidos de, casualmente, Stornelli y el propio D'Alessio y el pedido obligó al levantamiento del secreto de sumario.

Por eso, Salvo remarcó “un manifiesto ejercicio irregular de las atribuciones que le asisten al magistrado Ercolini oscureciendo la imparcialidad que ha de preservar su investidura” y que “la irregularidad en la que ha incurrido el magistrado, denota, asimismo, el desprecio de este por el resguardo del estado de derecho”.