Durante "La Noche de la Filosofía", que se desarrolló en el Centro Cultural Kirchner, las autoridades censuraron un reclamo de los trabajadores despedidos de la agencia de noticias estatal Télam.

Varios expositores le cedieron su espacio a los delegados gremiales de la agencia para que denunciaran la salvaje oleada de despidos que lleva adelante el titular del Sistema Federal de Medios Públicos, Hernán Lombardi, en el evento impulsado por el mismo funcionario. Pero desde la organización les cortaron los micrófonos y provocaron un escándalo, según informó Página 12.

La orden partió de la funcionaria del Ministerio de Cultura porteño Marcela Boeris, quien fue repudiada por los espectadores. “Este es un espacio público, lo pagamos todos. No pueden decidir quién habla y quien no", increpó una mujer del público, a lo que la funcionaria respondió: “Sí, lo pagamos caro; si se robaron todo”.

El hecho ocurrió después de que el filósofo Diego Singer le cedió su espacio a los trabajadores. Antes, acompañado de sus colegas Ezequiel Adamovsky, Pablo Alabarces, Lucía Alvarez, Alejandro Boverio, Esteban Buch, Diego Escolar, Gabriel Noel, Maristella Svampa y Pablo Wright habían leído antes un documento que firmaron junto a otros filósofos donde expresaron su solidaridad con los 354 despedidos. y reclamaron por su “inmediata reincorporación, así como el fin de toda otra política tendiente a empobrecer y limitar la libertad de información y el debate público”.