La organización de la Copa América del Centenario, que se realizará en 2016 en Estados Unidos, motivó sobornos por valor estimado en 110 millones de dólares, dijo este miércoles la secretaria estadounidense de Justicia, Loretta Lynch. "Las investigaciones revelaron que lo que debería ser una expresión del deporte, fue usado como un vehículo para una red mayor de llenar los bolsillos de ejecutivos con sobornos que totalizan 110 millones de dólares", expresó Lynch en una conferencia de prensa.

Ante todos los periodistas, los funcionarios judiciales de EE.UU. mencionaron que "el proceso interno" de la entidad madre del fútbol mundial estaba "corrompido" y mencionaron que un dirigente de la CONCACAF llegó a cobrar 10 millones de dólares de sobornos durante casi una década.

También hablaron que, en el caso del continente americano, la investigación abarca manejos desde los 90 hasta el 2011 y apuntan a las diferentes ediciones de la Copa América, el torneo de selecciones de Sudamérica que tendrá en pocos días una nueva edición en Chile.

Y a su vez señalaron a la reelección de Joseph Blatter como presidente de la FIFA en 2011. El suizo busca su quinto mandato en la asamblea que se realizará en dos días, en su país.

El escándalo se destapó en la madrugada argentina, cuando la justicia suiza, por pedido de su par estadounidense, se dirigió a un hotel en Zurich donde se alojaban dirigentes de la FIFA que estaban a la espera de la reunión donde se elegirá al próximo presidente. En la causa están involucrados nueve directivos de la entidad del fútbol y cinco empresarios ligados al marketing deportivo, acusados de pagar y cobrar coimas por contratos de televisación y manejo de imagen deportiva. Las mismas se habrían realizado utilizando el sistema financieron estadounidense, por eso es que la Justicia de aquel país impulsó la causa.