El abogado defensor del empresario Alejandro Burzaco, acusado por la Justicia estadounidense en la causa que investiga supuestos hechos de corrupción en la FIFA, adelantó hoy que no se opondrán a la extradición hacia los Estados Unidos y negó que su defendido haya sido "testaferro" del ex presidente de la AFA, Julio Grondona.

Mendilaharzu rechazó las versiones que circulan alrededor de su defendido, dijo que "no hay ninguna relación con el programa Fútbol para Todos", y aseguró que "no es ni nunca fue testaferro de Julio Grondona".

Mariano Mendilaharzu, defensor del ex CEO de la empresa Torneos y Competencias, señaló que la extradición se llevaría a cabo "aproximadamente en dos meses, pero puede demorarse un poco más. Lo que tarda es la burocracia judicial en Italia para extraditarlo, no nos vamos a oponer".

En declaraciones a radio Mitre, el asesor letrado evitó adelantar si hubo algún tipo de negociación previa a la entrega de Burzaco, y dijo que forma parte de "la estrategia judicial" que llevarán adelante, que incluye la "renuncia" a su extradición a la Argentina.

"La verdad que analizamos todas las alternativas posibles, y finalmente definimos una estrategia que comenzó con la presentación en Bolzano, estando a derecho, y que continuó con la renuncia a ser extraditado a Argentina. Así que en los próximos meses va a ser extraditado a Estados Unidos", explicó.

El martes, Burzaco, acusado por la justicia de los Estados Unidos en la investigación por corrupción en la FIFA, se entregó en la ciudad de Bolzano, al norte de Italia y a las horas se le otorgó la detención domiciliaria.

Con respecto a la situación que enfrentará Burzaco cuando sea extraditado a Estados Unidos, el abogado adelantó que intentarán que, mientras dure el proceso judicial, quede en libertad bajo fianza.

El letrado explicó que el empresario "está en un departamento alquilado, en las afueras de Bolzano, sin custodia, como una persona común y corriente, pero sin poder salir de su departamento, por supuesto".