Fue inaugurado a fines de 2015, con un 95% de avance. Desde la asunción de Cambiemos no se han girado los fondos para terminarlo, pese a las reiteradas promesas de los directivos del PAMI. Hay 150 camas sin usar, a la par de seis quirófanos que podrían descomprimir un saturado sistema sanitario entrerriano.

El hospital De la Baxada "Teresa Ratto"-también conocido como Del Bicentenario- de Paraná fue inaugurado en septiembre de 2015, de la mano del entonces gobernador, Sergio Urribarri. La obra, en un 95% avanzada, había sido financiada íntegramente por PAMI, y se mostraba como un edificio moderno y cuya principal virtud iba a ser la de descomprimir un sistema sanitario con hospitales de referencia saturados.

Embed

En diciembre de 2015 Mauricio Macri asumió la Presidencia y la promesa de terminar las obras no tardaron en llegar. Los tiempos lógicos de un cambio de gestión fueron retrasando los trabajos, que en julio de 2016 parecían estar cerca de concretarse. El senador nacional por Cambiemos, Alfredo De Ángeli, y el diputado provincial del mismo espacio, Esteban Vitor, indicaron que, luego de un encuentro con el entonces presidente de la obra social, Carlos Regazzoni, se girarían los 45 millones de pesos que se precisaban para ponerle punto final. El dinero nunca llegó.

Los fondos que aún restaban alcanzaron para ir terminando algunos detalles. Pero nunca para finalizar el hospital. Las empresas constructoras encargadas - Isolux Ingeniería SA y AMG Obras Civiles SA- fueron señalando obstáculos burocráticos que terminaron por reducir el número de operarios al mínimo, con el solo objeto de custodiar un obrador instalado especialmente para la ocasión.

En 14 de marzo de 2017 Regazzoni llegó a Paraná y con él desembarcó nuevamente la promesa de terminar el edificio. "El Hospital de la Baxada está técnicamente casi listo" señaló en aquel momento el funcionario, acompañado del entonces ministro de Salud de la provincia, Ariel De la Rosa. Al otro día, el presidente del PAMI fue apartado de su cargo.

En su lugar asumió Sergio Cassinotti, que paralizó todo avance durante 2017. En febrero de 2018, y en la misma tónica que su antecesor, mantuvo un encuentro con el gobernador Gustavo Bordet, recorrió las instalaciones del hospital y juró terminarlo. En marzo, y hasta el día de hoy, no se ha pegado un ladrillo.

Las instalaciones del hospital De la Baxada no tienen nada que envidiarle a la mejor clínica privada de Entre Ríos. Es un edificio moderno, de 22 mil metros cuadrados, con calefacción y aire acondicionado central, que actualmente atiende de 12 mil a 14 mil pacientes ambulatorios por mes, con un sistema de distribución de turnos que permite más agilidad y menor tiempo de espera.

material placas ER.jpeg

Pero subiendo las escaleras el panorama es triste. El 5% de obra que el gobierno nacional no parece estar interesado en finalizar significa que haya 150 camas apiladas esperando pacientes, en habitaciones preparadas con aparatología de última generación. A la par seis quirófanos completamente equipados, un área de neonatología y Terapia Intermedia que nunca fueron usados. El paso del tiempo y el abandono produjo que las palomas y la humedad hagan su trabajo.

Fuera del edificio, toneladas de materiales se hallan completamente abandonados. Cal, arena, perfilería, placas de durlock e incluso los lavarropas que hoy deberían lavar las sábanas del hospital están apilados a la intemperie, sufriendo las lluvias y el azote del sol, todos los días, hace un año.

material camas ER.jpeg

“Nosotros hoy admnistramos el hospital, pero hay cuestiones que no manejamos. La obra depende 100% de PAMI nacional. Sí podemos decir que la obra se inauguró y se iba a finalizar en marzo o abril de 2016. Pero quedó paralizada” explicó Carlos Ramos, titular de Salud de Entre Ríos, la Sociedad del Estado que hoy se encarga de administrar la institución. Y agregó: “Por lo que nos manifestaron las empresas constructoras, cuando se iba a acordar el acuerdo se caía. En 2016 'ya se terminaba, ya se terminaba' pero no se finalizó”.

Ramos señaló que la la gestión de Bordet y su actual ministra de Salud, Sonia Velázquez, se solicitó que la obra pase a la órbita provincial, pero se lo han negado: “Hay un gobernador que lo quiere terminar, un sistema sanitario que lo necesita, pero no se puede. Lo más fuerte fue en 2018, cuando vino Cassinotti y prometió que se terminaba en tres meses. A los tres meses no quedaba nadie. Antes de eso había un par de empleados, que custodiaban los materiales. Pero después se fueron. No quedó nadie. Hasta hoy”.

Gabriela Diez es subsecretaria de Administración del Ministerio de Salud de Entre Ríos. La funcionaria, en línea con lo expresado por Ramos, admitió que la cartera sanitaria y el Gobierno entrerriano habían querido hacerse cargo de la obra. “Los trabajos quedaron en stand by y las empresas se retiraron. Inmediatamente asumió Sonia (Velázquez) directivos de Salud fueron al PAMI a pedir que se termine la obra. Cassinotti dio su conformidad, pero hay una cuestión legal con la recesión de las constructoras, y estaban trabajando en ese tema”.

Diez explicó entonces: “No se puede licitar o relicitar hasta que rescinda y se arreglen los contratos con la UTE. Sí habían pedido un plan operativo, vino la parte de la Gerencia y se trabajó bien. Yo creo que ellos tienen la intención, como que hay buena predisposición, pero la traba es legal”. Asimismo subrayó: “El tiempo pasa y no se hace nada. No sé si tendrán otras prioridades”.

material hospital ER.jpeg

EL HOSPITAL HOY, EN NÚMEROS

En 2018 el hospital de la Baxada finalizó con 141 mil turnos otorgados, además de 60 mil historias clínicas digitales y un promedio de mil nuevas al mes. Trabajan allí unas 100 personas, de las cuales 80 son médicos y 20 personal administrativo. Finalizado se podrían emplear 700 personas en total.

La parte ambulatoria funciona al 100%, con consultorios de Pediatría, Clínica Médica, Medicina General, Ginecología, Cardiología, Otorrinolaringología, Odontología, Kinesiología y Rehabilitación, Neumonología; Fonoaudiología, Dermatología, Urología, Neurología (con un consultorio de Tratamiento del Espectro Autista -TEA-), Laboratorio y Diagnóstico por Imágenes: ecografías, imágenes cardíacas, endoscopías, serigrafías, mamografías y tomógrafías computadas.

*Juan Pablo Scattini, corresponsal de El Destape en Entre Ríos.