Uno de cada dos argentinos cree que el presidente Mauricio Macri y sus funcionarios están involucrados en actos de corrupción. Los datos que fueron plasmados en un nuevo informe de la Universidad Austral muestran que si bien en algunos índices de 2017 y 2018 se demuestra una leve mejoría, el resultado global no es bueno: Argentina ocupa el lote de países peor posicionados en el mundo, el continente o la región.

"Uno de cada dos argentinos percibe un aumento de la corrupción", sostiene el informe de la Universidad Austral que está basado en una encuesta de Latinobarómetro junto a las mediciones de Transparencia Internacional, del Banco Mundial, el Foro Económico Mundial, la Corporación Latinbarómetro y el Banco Interamericano de Desarrollo.

Según el Barómetro Global de Corrupción (BGC) de Transparencia Internacional (TI), los argentinos consultados opinaron en un 87% que en 2017 “algunos”, “muchos” o “todos”los integrantes del grupo“Presidente y sus funcionarios”(equivalente al Poder Ejecutivo Nacional) estarían involucrados en hechos de corrupción.

El 53% de las personas encuestadas considera que el presidente y sus funcionarios están involucrados en actos de corrupción, mientras que en América Latina sólo el 50% respondió afirmativamente.

Si ya era delicado que en 2017 el 61% de los argentinos consultados por Latinobarómetro creyeron que la lucha contra la corrupción no había progresado, más relevante es aún que el 56% de los encuestados en 2018 expresen que perciben un aumento de la corrupción.

corrupcion.jpg

Durante la década del 90 en Argentina, la percepción de la corrupción se mantuvo prácticamente en el mismo nivel que el promedio de las Américas (América del Norte, América Central y América del Sur). Pero en las últimas dos décadas descendió por debajo del promedio del continente. Con el gobierno de Mauricio Macri, las estadísticas volvieron a dispararse.