Tras dos semanas de búsqueda e investigación, las turistas israelíes Pyrhia Sarusi y Lily Pereg fueron encontradas asesindas este sábado en la casa de Nicolás Gil Pereg, el hijo y sobrino de ellas, quien ayer fue detenido e imputado por los delitos de homicidio simple y homicidio agravado por el vínculo.

La fiscal de Homicidios Claudia Ríos ordenó allanar por cuarta vez la propiedad de Gil Pereg luego de que en las últimas horas se conocieran los resultados de los análisis a muestras de sangre encontradas en la vivienda-

Los cuerpos de las dos mujeres estaban enterrados y cubiertos de piedras en el fondo de la vivienda del hombre, un terreno amplio, ubicado en la calle Julio A. Roca 6079 del barrio Buena Nueva de la localidad de Guaymallén.

El hombre, de 36 años, fue quien radicó la denuncia por la desaparición de sus parientes. En su declaración, relató que compartió junto a su madre y a su tía toda la jornada del sábado 12.

Según el testimonio, estuvo con ellas en su casa y la última vez que las vio fue en horas de la noche, cuando las acompañó a tomar el colectivo 120 que las llevaría hasta el departamento que alquilaban, en la calle España al 1139, en el centro de la capital provincial

En esta nota