El presidente, Mauricio Macri, comenzó las sesiones ordinarias ante la Asamblea Legislativa con una fría recepción de la gente.

Luego de terminar con su discurso, el jefe de Estado se acercó a la escalinata del Congreso, donde levantó la mano para saludar.

Embed

El problema es que en la calle no había vecinos, sólo personal de Infantería y caballos que miraban hacia otro lugar donde no estaba el presidente. Distintas imágenes mostraron cómo en realidad no había nadie. Esto contrasta a la situación del 2016, cuando un día lluvioso le hizo exclamar ante una módica concurrencia: "Qué lastima, mucha gente habrá querido venir".

La imagen de Macri se viralizó en las redes sociales donde comenzaron a circular memes del presidente.

Embed
Embed
Embed
Embed