El ministro de Energía, Juan José Aranguren, ocultó un acuerdo que firmó con las principales petroleras por el cual negoció un congelamiento de valores del combustible, pero aseguró una “compensación” a las empresas si no consiguen trasladar el ajuste exigido a los precios.

El "Acuerdo de Estabilidad de Precios con Cuenta Compensatoria" fue firmado por Aranguren y las máximas autoridades de YPF, Shell y Axion el 8 de mayo pasado, y se mantuvo en secreto de la ciudadanía y la prensa hasta hoy, cuando fue sacado a la luz por el portal Ambito.com.

Según indica el documento, el convenio tiene una vigencia de ocho meses desde el 1 de mayo, impide aumentos por dos meses y admite un atraso de precios al público de al menos 12% en naftas y gasoil desde el inicio del plazo.

Ese piso de 12% y las variaciones que se acumulen durante el período de congelamiento se verán reflejados en seis cuotas mensuales consecutivas desde el 5 de julio y hasta el 31 de diciembre.

Aún así, Aranguren se comprometió a buscar un "mecanismo" de compensación alternativo en caso de que las refinadoras no consigan incrementar los precios en el nivel previsto.

Debido a la grave e imprevisible situación de inflación que afecta a los mercados del país, en el acuerdo secreto se aclaró que el cumplimiento de la "compensación final" a las petroleras puede extenderse hasta marzo de 2019, pero no especifica el "mecanismo" de recuperación.

LEÉ MÁS: EXCLUSIVO: EL FMI LE EXIGE A ARGENTINA QUE LIBERE EL DÓLAR Y SE VAYA A MÁS DE $30