El presidente Mauricio Macri opinó que el Fondo Monetario Internacional (FMI) no es "el cuco". Dijo que el organismo quiere "ayudar" al país para "hacer algo bueno". Además, atacó a los docentes, que aún no consiguieron que el Gobierno les cierre una paritaria.

"El acuerdo que conseguimos fue una demostración de los líderes mundiales confían en el rumbo que tomó la Argentina", resaltó en la Bolsa de Comercio porteña. "Fuimos al Fondo porque la duda del mercado requirió que tuviéramos a alguien que nos apoyara", puntualizó. Criticó la postura de "quererse enojar" por el entendimiento con el organismo al afirmar: "El Fondo nos quiere ayudar para hacer algo bueno para nosotros".

Por su parte, el titular de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, Adelmo Gabbi, destacó: "Hemos perdido una inversión que va directamente a la actividad privada, de diez a doce mil millones de dólares al año. Esas son las inversiones que no vinieron porque éramos un país de frontera". En ese sentido, subrayó: "A partir del año que viene la Argentina va a poder recibir el dinero de país emergente que le corresponde".

Macri además fustigó a los trabajadores de la educación. “Tenemos que convencer a los gremios de sumarse en lugar de ser un obstáculo”, en clara referencia a los sindicatos bonaerenses, como el que conduce Roberto Baradel, que exigen que María Eugenia Vidal cumpla con la ley y negocie la paritaria que venció hace siete meses.

El Presidente dijo: "Estamos todos entendiendo que sin una educación pública de calidad no hay futuro". Sin embargo, opinó que el país “se divide entre quienes pueden pagar una educación privada y los que no”.

En esta nota