En medio de la crisis económica del país, el Gobierno de Mauricio Macri premió al conglomerado oficialista Clarín: aprobó la fusión de Cablevisión y Telecom.

Le dio el visto bueno final a la fusión entre la operadora de cable, cuyos principales accionistas son los mismos que el Grupo Clarín, y Telecom. Así, nace un nuevo gigante dentro del universo empresarial argentino, con negocios desde la transmisión de contenidos audiovisuales y los datos hasta la telefonía móvil y fija, con una valuación de mercado estimada por fuentes privadas en torno a los US$ 11.000 millones, según estimó el diario La Nación.

Macri lo hizo a través de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, a cargo de Esteban Greco, quien concluyó con un camino que ambas compañías habían iniciado en junio del año pasado.

Según fuentes privadas, la operación le dio origen a la mayor compañía de telecomunicaciones de la región.

Sucede tras la disparada del dólar y la caída de las acciones de Cablevisión, que hoy se derrumbaron hasta un 9%.

La aprobación llegó con la obligación de desinversiones. Por un lado, Telecom deberá devolver 80 Mhz de espectro radiofónico, clave para favorecer la competencia en el negocio de la telefonía móvil. Y Cablevisión deberá desprenderse de clientes de banda ancha en 28 localidades, según resolución de la Secretaría de Comercio.

"La fusión habría generado problemas de competencia en localidades donde Cablevisión y Telecom eran las únicas empresas con despliegue de red fija. Por esa razón, la empresa fusionada se debe desprender de 143.464 clientes de ese servicio en 28 localidades de cinco provincias: Córdoba (incluyendo la capital), Buenos Aires, Entre Ríos, Misiones (incluyendo Posadas) y Santa Fe. Esta cifra representa el 9% del total de clientes residenciales de Arnet y una facturación anual de aproximadamente 500 millones de pesos", reconoció la CNDC.

Cablevisión Holding pertenece a los hijos de Ernestina Herrera de Noble, Héctor Magnetto, José Aranda y Lucio Rafael Pagliaro (son los mismos accionistas mayoritarios de Clarín, pero la compañía se escindió del Grupo). Esa empresa tiene el 60% de Cablevisión. El restante 40% de la prestadora de cable está en manos de Fintecht, el fondo que conduce David Martínez, que a su vez tiene más del 40% de Telecom.

Los especialistas temen que la fusión entre ambas compañías disminuya la competencia en el sector, porque habrá menos competidores en el mercado, algo que desde las empresas fusionadas negaron.