La canasta básica total subió 26,8% el año pasado, mientras en diciembre una familia necesitó un ingreso de $16.677,44 para no ser pobre, indicó hoy el INDEC.

Esa misma canasta, que tiene en cuenta alimentos, bienes y servicios; registró una variación del 4,1% frente a noviembre.

La suba de la canasta total a lo largo de 2017 superó a la cifra de inflación de todo 2017, que según el Instituto Nacional de Estadística y Censos se ubicó en 24,8% el año pasado. También estuvo por encima de la medición mensual, ya que el costo de vida trepó 3,1% en diciembre último.

El organismo señaló que la canasta alimentaria, que delimita la línea de indigencia, tuvo un incremento de 21,7% en los últimos doce meses.

A su vez, calculó que durante diciembre tuvo un aumento de 1,2% frente a noviembre último.

Así, una familia tipo necesitó en diciembre un ingreso de $16.677,44 para no ser considerada pobre.

Ese mismo hogar debió contar con una entrada de $6.644,40 para cubrir la canasta alimentaria y no caer en la indigencia.

En tanto, en el período analizado, una familia de cinco miembros necesitó en diciembre $17.541 para no ser pobre, mientras que tuvo que contar con una entrada de $6.988,44 para evitar caer en la indigencia.

En el caso de un hogar con tres integrantes, el ingreso necesario para cubrir los gastos de la canasta básica total, fue de $13.277,19; al tiempo que para afrontar los de la alimentaria fue de $5.289,71.

En esta nota