El Hospital Posadas atraviesa una fuerte crisis por la oleada de despidos y vaciamiento que lleva adelante el Gobierno nacional. Ahora los trabajadores enfrentan las consecuencias del abandono en materia de salud pública, lo cual provocó este mediodía que las cloacas se colapsaran y se lloviera el techo del comedor.

Alrededor de las 13, los trabajadores se encontraban almorzando en el salón que se encuentra en el subsuelo y que fue inaugurado hace dos años. De repente, una catarata de agua negra comenzó a caer del techo y el olor invadió todo el lugar. Los médicos alertaron que eran las cañerías de uno de los baños del establecimiento que se habían colapsado.

Embed

“Muchos estábamos terminando de comer, había gente haciendo fila para retirar la comida y en un lugarcito de la mesa donde retira el plato, empezó a llover un agua negra y con un fuerte olor; era claro que venía del inodoro y que era parte de las cloacas. Era un olor espantoso”, relató la trabajadora Aylen Carrizo en comunicación con El Destape.

Advirtió, además, que “no es la primera vez que pasa algo así, pero ahora el mantenimiento pertenece a una empresa privada que se tiene que hacer cargo” y detalló que el excremento “cayó sobre las mesas y la comida. Se manchó todo el sector”.

El diluvio duró aproximadamente una hora. Desde la dirección del Hospital no ofrecieron ninguna explicación, solo se corrieron las mesas de lugar pero no se cerró el salón.

Lo sucedido deja en evidencia el desfinanciamiento que sufre el centro de salud: “En los pasillos hablábamos con los compañeros de que con todos los recortes que sufrimos y los despidos, no tienen ni para mantener las cloacas”.