Empresarios y el sindicato de la construcción esperan al menos 40.000 despidos en los próximos meses, debido a la parálisis que sufrirán muchas obras de infraestructura por la crisis económica. El ingreso a la recesión y la alta inflación provocada por la megadevaluación del peso hundirán al sector en el mediano plazo.

El presidente de la Cámara de la Construcción, Gustavo Weiss, explicó: “Los bancos se están retirando de financiar a las empresas de obras públicas. Creo que es por la preocupación del ajuste fiscal que llega a la obra pública”. En ese sentido, advirtió que “es posible que haya 40.000 despidos o incluso más por el parate de la obra pública”.

En declaraciones a Reuters, el presidente de la entidad que agrupa a empresas como las gigantes Techint y Roggio expresó su preocupación al sostener que “en un proceso de 6 meses se pueden perder 40 a 60.000 trabajadores. Me parece que si la crisis no se revierte, probablemente sean más los que se pierdan”.

Los efectos de la crisis ya se hicieron sentir en julio: la actividad se desplomó 2,5% respecto al mes anterior, según informó el Indec. De acuerdo al Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (IERIC), el sector agrupa más de 400.000 empleados, que de todos modos suele tener un alto nivel de empleo informal.

LEER MÁS: La UIA aseguró que no habrá inversiones

En esta nota