Mariano Privitera, el dueño de la fábrica de pelotas Priball que debió cerrar esta semana en Bell Ville -Córdoba- afirmó que el golpe de gracia para la industria fue la apertura de las importaciones china, adelantó que intentará vender todas las maquinarias y recordó que hace cuatro años fue el mejor momento de su compañia.

"Estoy preocupado porque tengo un stock de 15.000 pelotas que quiero vender. Estoy estresado, no tengo vida, no tengo ganas de hacer nada. Pasaba 15 horas por día acá, era un esclavo y no sirvió de nada", afirmó Privitera, quien manifestó que pidió ayuda al gobierno nacional y que envió un proyecto para internar combatir el desempleo.

Embed

¿Cuál fue el motivo del cierre?

Esto es culpa de una pequeña parte de YPF que no tuvieron en cuenta los reclamos que hicimos los fabricantes y que permitió la entrada irrestricta de pelotas chinas que vende muy barato. Luego de esa promoción notamos una caída tremenda en las ventas. Nos ha pasado que vienen personas a inflar las pelotas chinas de YPF y no lo podemos creer.

¿Tuvieron alguna respuesta desde el Gobierno?

Le envíe un proyecto al Presidente que le hubiera servido como un paliativo para crear puestos laborales: consistía en que la AFA debería comprar pelotas nacionales y se deberían abrir varios talleres que podrían emplear a personas desempleadas. Nosotros podemos hacer una pelota mejor que en el exterior, pero no tuve respuesta.

Embed

¿Cuál fue el conflicto por la cumbre del G20?

En el G20 se compraron 500 pelotas de fútbol importadas y hubiera sido lindo que ahí tuvieran en cuenta la industria nacional. Cada pelota la pagaron a 400 pesos y por unos pesos más nos compraban una pelota de cuero vacuno, pero ni siquiera nos preguntaron.

¿Te vas a ir del país?

Estoy preocupado porque tengo un stock de 15.000 pelotas que quiero vender. Ni hablar si pudiera vender la fábrica entera, estoy estresado, no tengo vida, no tengo ganas de hacer nada. Pasaba 15 horas por día acá, era un esclavo y no sirvió de nada.

En este país no se puede seguir invirtiendo, porque acá no se sabe si mañana abren las importaciones y te arruinan.

¿Qué opinás de Macri?

Lo último que quiero es crear un conflicto con la política. Algo de responsabilidad le tengo que adjudicar a Macri. Él se la pasa tocando timbre, pero a las PYMES no la llaman nunca. Hace 13 años que estoy acá y tengo un empleado, pero indirectamente eran unos 50 empleados.

Embed

¿Cuál fue el mejor momento de la industria?

El mejor momento fue hace cuatro años que la cosa andaba bien y decía que íbamos bien. Renegábamos mucho del sistema y de la burocracia, pero estábamos mejor.