El empleo en blanco arrancó el 2019 con una caída del 2,1% interanual, la mayor en los tres años de gestión de Mauricio Macri, según informó el ministerio de Trabajo. En enero hubo 262.400 puestos menos en relación al mismo período de 2018 y una reducción de 12.600 vacantes frente a diciembre.

La disminución más grande en términos absolutos correspondió al sector asalariado, que perdió 142.200 empleos, un 2,3% en relación al primer mes del año pasado. También fue importante la contracción entre los monotributistas sociales con un derrumbe de 72.600 empleos o 17,3% interanual. En el caso de los los autónomos la destrucción llegó a 11.600 (-2,9%) y en los asalariados del sector público a 14.700 (-0,5%).

LEER MÁS: El Gobierno salió a restarle importancia a la pobreza pero reconoció la crisis

Además, los monotributistas sufrieron un recorte de 34.400 (-2,2%) mientras que la única modalidad que mostró un avance fueron los trabajadores de casas particulares con 13.200 vacantes más, equivalentes a un alza del 2,8%.

La comparación mensual, lejos de mostrar una mejora, marcó una contracción de 12.600 (-0,1%) puestos en la serie desestacionalizada y de 38.400 en la original (-0,3%). Respecto a la primera, los asalariados del sector privado explicaron más de la mitad de las bajas con 6.700 casos.

En esta nota