Luego de que la policía de la isla de Guernsey informara que dejaran de buscar al futbolista argentino Emiliano Sala, la investigación viró para reconocer si David Ibbotson, el piloto de la aeronave que llevaba al deportista, tenía licencia habilitada.

Según publicó The Sun, Ibbotson estaba endeudado por lo que trabajaba además como DJ y plomero para financiar su pasión por los aviones. "Siempre pensé que era mejor plomero que piloto", afirmó un amigo del piloto al matutino.

emiliano sala.jpg

En ese sentido agregó que Ibbotson tenía miles de horas de vuelo pero en viajes menos exigentes, como el transporte de paracaidistas a lugares de salto.

Era un trabajo de tiempo parcial para él que realizaba por "diversión" y no como una actividad profesional.