Los nuevos coches usados comprados para la línea B
, que está siendo remodelada hace más de medio año, serían incompatibles con las vías ya que no entrarían de alto y serían más angostos que las dimensiones de la actual línea B, asegura el portal Enelsubte.com

Los nuevos coches -CAF 6000- miden 3,88 metros de alto, es decir, 38 centímetros más que los Mitsubishi y 33 cm más que los CAF 5000. Además, debido a que se está instalando un sistema de catenaria rígida, parte de la adaptación de la línea para que puedan funcionar los coches usados, la altura disponible se reduce aún más por lo cual será muy difícil que circulen los nuevos trenes.

Asimismo, tienen un sistema de alimentación distinto al existente. El tramo más comprometido será el más antiguo de la línea, Federico Lacroze-Medrano, que fue construido a cielo abierto, ya que el túnel alcanza su menor alto en el sector entre las estaciones Dorrego y Malabia, donde la obra debió sortear el obstáculo del Maldonado.

Sin embargo, no sólo las estaciones más antiguas se ven comprometidas sino que tramos como el que está entre Federico Lacroze y Tronador fueron construidos con una altura total de 4,40 m debido a que en ningún momento se previó la instalación de alimentación aérea.


Según la propia licitación de obra realizada por SBASE, la curva catenaria se localizará a una altura de 4,1 m por regla general, 4,15 m como máximo y 3,90 m como mínimo. A esta última altura se ubicará el riel de contacto en las secciones de menor altura del túnel.

Por tanto, si los nuevos coches miden 3,88 m y la catenaria se ubica en tramos a 3,9 m, hay apenas dos centímetros que separan al techo del coche del riel que conduce la energía.

Tras la situación, SBASE decidió tomar medidas y encontraron cuatro posibles soluciones:

1) Retirarle a los CAF 6000 los equipos de aire acondicionado ya que estos miden 33 cm de alto y sin ellos, los CAF 6000 tienen la misma altura que los CAF 5000, 3,55 m. Sin embargo, la medida se descartó por una decisión política: el gobierno de la Ciudad promocionó la obra como "nuevos trenes con aire acondicionado" y no está dispuesto a quitar el motivo de espera de todos los usuarios que no usaron el subterráneo para "disfrutar luego las mejoras".

2) La segunda opción es rebajar la vía y así deprimir las secciones más críticas del túnel y reconstruir íntegramente la solera en hormigón. En caso de hacerlo, también habría que reducir la altura de los andenes en varias estaciones, ya que al deprimir la vía los trenes quedarían más bajos.

3) Por otra parte, se pensó en utilizar los CAF 6000 en otra línea pero esta opción también fue descartada, esta vez por otra incompatibilidad ya que los CAF 6000 requerirían complejas y costosas obras de ensanchamiento de túneles para operar en las demás líneas de la red.

4) La última opción fue quitarle presión de aire a la suspensión neumática de los coches. Esto generaría que los trenes pierdan altura pero, a su vez, se vea comprometido el rendimiento de la amortiguación durante el servicio.

Otra opción sería desistir de la compra de este material (claramente incompatible con las vías) y adquirir trenes nuevos pero, por el momento, SBASE decidió no frenar la obra de colocación de catenaria pero sí realizar pruebas con un CAF 5000 al que se le colocó suplementos para simular la altura de un CAF 6000. Sin embargo, hasta el momento, las pruebas sólo confirmaron que con las condiciones actuales y con una catenaria a 3,9 m, los trenes "nuevos" quedarán a muy poca distancia del riel conductor de electricidad.

El portal de noticias EnelSubte.com intentó comunicarse con el gerente de Planeamiento de SBASE, Mariano Cermesoni, para conocer la voz oficial de la empresa pero éste alegó no estar autorizado para hablar. El equipo de prensa respondió con el mismo mensaje que SBASE difunde por la red: "En la línea B existen obras para incorporar “nuevos coches con aire acondicionado” durante el primer trimestre del año próximo".