EL DESTAPE | Bonadio contra Alberto Suscribite

X
El candidato presidencial por el Frente para la Victoria, Daniel Scioli, se mostró hoy confiado en que "se va terminar resolviendo en los máximos tribunales la legitimidad del triunfo" del postulante a gobernador de Tucumán por el kirchnerismo, Juan Manzur, y expresó que "de ninguna manera" cree que haya necesidad de intervenir la provincia.

"Confío en que con más de 100 mil votos de diferencia, el gobernador electo va a ser ratificado por las instancias superiores judiciales", enfatizó el gobernador bonaerense, quien solicitó "unidad, tranquilidad, paz y un poco más de paciencia" a los tucumanos porque, afirmó, "se va terminar resolviendo en los máximos tribunales la legitimidad del triunfo de Manzur".

Scioli sostuvo que "más allá de las circunstancias que todos rechazamos de violencia y de quema de urnas, hay más de 110.000 votos de diferencia que se ratificaron en el último recuento y que da el triunfo de Juan Manzur, que es coherente con lo que había pasado en las PASO".

"De ninguna manera se intervendrá la provincia", aseguró Daniel Scioli al ser consultado por el futuro de Tucumán.

Tras la decisión de la Cámara en lo Contencioso Administrativo de Tucumán de anular los comicios del 23 de agosto, el mandatario le reclamó a la Justicia que "legitime" el triunfo del candidato oficialista, que según los resultados del escrutinio definitivo había derrotado por más de 11 puntos al postulante
opositor, José Cano.

Al respecto, el aspirante presidencial dijo que está "absolutamente" en contra de las intervenciones a las provincia y a la Justicia porque, remarcó, "es un paso atrás".

"Es la derrota de la política. Las instittuciones tienen que funcionar en plenitud en las distintas instancias para resolver este problema", enfatizó Scioli, al instar a la Justicia a que resuelva el conflicto en la provincia con celeridad.

En caso de que no se resuelva antes del 28 de octubre, cuando vencen los mandatos vigentes, si los comicios los ganó Manzur o se llama nuevamente a la elecciones, el Gobierno debería aplicar la intervención federal de la provincia, ya que no cuenta con una ley de acefalía.