La crisis económica y un abroquelamiento del núcleo duro que rodea a Mauricio Macri hizo que los radicales salieran a cuestionar a sus socios de Cambiemos porque se consideraban excluidos en la toma de decisiones. Las fuertes críticas de los últimos meses dieron resultado y ahora Macri convocó a la plana mayor de la UCR y hasta le haría un importante ofrecimiento para las elecciones.

Un sector del Gobierno piensa en que el mejor remedio para aflojar las tensiones sumar un vice radical a la fórmula presidencial. La cumbre sería el lunes y asistirían el gobernador de Mendoza y presidente del Comité Nacional, Alfredo Cornejo, y sus pares de Jujuy y Corrientes, Gerardo Morales y Gustavo Valdés.

Los ruidos internos dentro de cambiemos se recrudecieron en el último tiempo, luego de una reunión entre el histórico dirigente Enrique "Coti" Nosiglia y Cornejo. Además, se dio que varios radicales agitan una eventual salida de Cambiemos para cerrar filas con Roberto Lavagna, a quien en la Casa Rosada miran de reojo por un posible repunte en las encuestas.

La posibilidad de que le ofrezcan la vicepresidencia a un radical estuvo siempre entre las variantes, aunque en un primer momento más rezagada ya que ese lugar sería para una mujer PRO. Las que picaban en punta eran Carolina Stanley y Patricia Bullrich. Pero ahora esa estrategia sería revisada.

"Cambiemos fue una coalición exitosa en la elección pero no lo es a nivel gobierno. No hay ámbitos de debate de políticas públicas, no ha ocurrido. Si no es así, no tiene sentido que nosotros seamos responsables de las políticas del PRO", afirmó el ex ministro de Interior Federico Storani en una nota con Clarín. El mensaje llegó a la Casa Rosada y ahora es Macri el que tiene la pelota.