Dólar a $ 73 y el negocio del hambre | El Destape con Roberto Navarro Suscribite

X

Unión por Córdoba, la exitosa alianza creada a finales de 1998 por José de la Sota y su socio Juan Schiaretti -tuvo como eje central al peronismo y a más de 10 sellos partidarios orbitando como satélites- que les posibilitó llegar al poder hace 20 años, tendrá su certificado de defunción en las próximas horas, cuando se dé a conocer la nueva coalición Haciendo Córdoba, que además de los viejos aliados incorporará al GEN de Margarita Stolbizer y al Partido Socialista del gobernador santafesino Miguel Lifschitz.

El frente SanCor, como rápidamente lo bautizaron los cordobeses con su habitual humor, se tejió personalmente entre los gobernadores de Santa Fe y Córdoba para apuntalar “una tercera vía que sea competitiva, que no se quede en lo testimonial y sea opción real de poder frente a la grieta de Cambiemos y el kirchnerismo”, le dijo a El Destape Roberto Birri, uno de los tres apoderados nacionales del Partido Socialista.

Embed

Haciendo Córdoba, el nuevo frente peronista con su pata gorila debutará el 12 de mayo, y llevará a Schiaretti en busca de su reelección y tercer gobierno no consecutivo; enfrentando a la UCR de Ramón Javier Mestre y al frente Córdoba Cambia apoyado por la Casa Rosada y liderado por Mario Negri, donde confluye el macrista Héctor “La Coneja” Baldassi y Luis Juez del Frente Cívico.

Según el cronograma impuesto por la Justicia Electoral, este miércoles vence el plazo para presentar las alianzas electorales, mientras que el próximo sábado 23 vencen las incripciones de los candidatos. El 12 de abril se realiza la impresión y exhibición del padrón definitivo; el 27 de abril la impresión de la Boleta Única de Sufragio (BUS) y el 12 de mayo son los comicios generales donde se elegirán gobernador, vice, 70 legisladores y el intendente de la ciudad de Córdoba, entre otros intendentes del interior.

Embed

En el PJ cordobés saben que la incorporación de socialistas y el GEN no le aportará un caudal importante de votos, sin embargo servirá para mostrar un perfil progresista para plantarse frente a las dos versiones de Cambiemos –de Negri y Mestre- y contrarrestar la boleta kirchnerista que llevará de candidato al diputado nacional Pablo Carro.

“Schiaretti reedita a nivel provincial la estratégica alianza de fuerzas políticas que llevó al peronismo cordobés al poder, y que ahora se actualiza con nuevos aliados políticos con perfil progresista. Esta coalición cordobesa servirá para el armado nacional que enfrente a Cambiemos, cuyas políticas destruyeron las economías regionales, el sector industrial, las clases media y trabajadora, y benefició a la especulación financiera”, detalló la dirigente del PJ del Departamento Río Cuarto, María Amelia Chiofalo.

Embed

Por su parte, Matías Chamorro, presidente del socialismo cordobés, señaló que “nosotros hemos sido oposición a este gobierno provincial. Pero frente a la avanzada del gobierno de Macri que nos lleva hacia una destrucción como país y una crisis estructural, creemos que hay que construir una alternativa federal, con verdadera proyección para llegar a la Presidencia. Lifschitz en Santa Fe y Schiaretti en Córdoba expresan esa voluntad y representan las dos provincias más importantes después de la provincia de Buenos Aires”.

Su compañero partidario Birri agregó: “Somos la Tercera Vía, nos hubiera gustado sumar al otro gran partido nacional y popular que es el radicalismo; pero ellos han ratificado su alianza con el PRO. Sin embargo mantenemos conversaciones con Ricardo Alfonsín; Roy Cortina tiene muy buena relación en la Ciudad de Buenos Aires con Martín Lousteau. Nosotros estamos trabajando para fortalecer este espacio en general; y en particular impulsamos la fórmula de Roberto Lavagna y Miguel Lifschitz”.

La Junta Provincial del Partido Socialista debatió el sábado en Alta Gracia y definió sumarse al armado de Schiaretti. Una de las urgencias que tienen los socialistas cordobeses es la posibilidad de perder su personería provincial por el escaso caudal de votos que tuvieron en 2017.

Pero no todas son rosas en el socialismo. Eliana Brizzi, secretaria general del Centro Socialista de la Capital criticó el acuerdo: “Somos oposición a los gobiernos de De la Sota y Schiaretti desde que asumieron; Roberto Birri fue el jefe de la oposición durante tres años en la Legislatura; la coyuntura nacional no nos puede obligar a aliarnos con el oficialismo cordobés. Nuestra opción, nuestra alternativa tiene que ser claramente progresista y de centroizquierda; podemos armar una fuerza en ese sentido con otros partidos y asociaciones de la sociedad civil”.

El GEN Córdoba, la otra pata progresista que se suma al armado schiarettista ya tiene el antecedente de 2017, cuando su líder nacional, la bonaerense Margarita Stolbizer se alió a Sergio Massa y José de la Sota. “La estrategia de Margarita Stolbizer coincide con la del Partido Socialista y Libres del Sur de conformar una fuerza que le dispute poder real a Mauricio Macri, cuyo gobierno está llevando a la muerte a miles de argentinos. La otra propuesta es Cristina y ya sabemos cómo terminó esa historia”, le dijo a El Destape, el líder histórico del GEN, Miguel Ortiz Pellegrini.

El cordobés Humberto Tumini, líder nacional de Libres del Sur también participa en la conformación del frente de los gobernadores pejotistas. Sin embargo, en esta provincia, Schiaretti no cursó invitación a los compañeros de Tumini: “No tenemos canales de diálogo con el peronismo cordobés. Nosotros hicimos un acerdo con Olga Riutort para trabajar juntos en la ciudad de Córdoba. Pero Olga no está en la estructura del PJ, está en conversaciones para ver si se incorpora al oficialismo. Los acuerdos, nosotros los tenemos con ella. A nivel provincial no tenemos diálogo con el peronismo; sí estamos hablando con otros sectores progresistas y de centroizquierda”; aseguró Betiana Cabrera, presidenta de Libres del Sur Córdoba..