Con un mensaje que llega hasta la Casa Rosada y el interior de todo el peronismo, el gobernador de San Juan, Sergio Uñac, obtuvo un contundente triunfo en las PASO de su provincia y quedó como el mejor posicionado para ser reelecto en los comicios generales del próximo 2 de junio.

Con más del 60% escrutado, Uñac, que aglutinó a todo el peronismo detrás suyo, se impuso por más de la mitad de los votos, mientras que su rival más próximo, el intendente de Santa Lucía, Marcelo Orrego (ex Cambiemos), apenas superó el 30%.

San Juan puede ser la prueba exitosa para quienes impulsan la unidad de todo el peronismo como fórmula para derrotar a Cambiemos en las elecciones generales. Es que Uñac logró aglutinar en el frente Todos a la totalidad de los espacios panperonistas de su provincia, desde el kirchnerismo hasta el massismo.

Para el gobernador, lograr una contundente victoria en las urnas es una muestra que allanará el camino a la unidad nacional del movimiento peronista. Al respecto, el mandatario aclaró: “La idea es que quede claro que participo de un proceso provincial. Apuesto a que haya una construcción nacional pero desde San Juan que podamos aportar nuestro granito de arena a partir de un buen resultado, de una elección razonable, de que haya una participación importante”.

También, es un mensaje para el Gobierno nacional, que se expresa en un fuerte rechazo en la provincia cuyana. Tal es así que Orrego, que supo sacarse fotos con Marcos Peña y Rogelio Frigerio, se despegó de la marca Cambiemos para evitar una catástrofe electoral.

“Mi gratitud es con la gente”, dijo y aprovechó para despegarse una vez más de la imagen negativa que tiene Cambiemosen la provincia. “Mi único compromiso es con ellos, no con un espacio político”.

Elecciones departamentales

A nivel local sí hubo disputas internas para definir a los candidatos para intendentes de los 19 departamentos. De ellos, 15 son gobernados por el peronismo y 4 (Santa Lucía, Rivadavia, 9 de Julio y Caucete) por Cambiemos. Con las encuestas a nivel provincial en contra, Orrego intenta retener al menos esos cuatro distritos en su haber, mientras que Uñac busca arrebatarle algunas de sus comarcas.