#AltaData | Alberto, Cristina y Massa: Para ganar en primera vuelta Suscribite

X

“He terminado mi carrera, he concluido mi misión…Para vivir estéril, inútil y deprimido, es preferible morir. ¡Sí! Que se rompa pero que no se doble”, reza el testamento político escrito por Leandro N. Alem en julio de 1896, uno de los fundadores de la Unión Cívica Radical (UCR).

Todo indica que ciento veintitrés años después, el radicalismo cordobés que integra la alianza Cambiemos con los conservadores que combatió Alem, va camino a romperse: Mario Negri y Ramón Javier Mestre no se ponen de acuerdo por el armado de las listas de candidatos que enfrentará el 12 de mayo próximo al gobernador Juan Schiaretti, quien busca su reelección. Negri propone una lista consensuada donde él encabece la boleta junto al ex árbitro y diputado macrista Héctor “La Coneja” Baldassi. Luis Juez, presidente del Frente Cívico irá por la Intendencia de la Capital y a Mestre le ofrecen encabezar la boleta de Diputados para las PASO y octubre.

Mestre en cambio, dueño del aparato de la UCR, propone ir a internas el 17 de marzo, dentro de dos semanas: “Sometámonos al voto de la gente, que sean los cordobeses que decidan quién enfrentará a Juan Schiaretti, quién será el candidato que pondrá fin a 20 años de peronismo en la provincia. Y acatemos el resultado de las urnas”, le dijo a El Destape.

Dentro de 48 horas, el miércoles próximo, tras el fin de semana XL de Carnaval, habrá reunión de la Junta Electoral de Cambiemos en la Casa Radical cordobesa, donde ya están guardadas las 1.499 urnas que se distribuirán en 450 puntos de votación: 150 de la Capital y 300 del interior.

urnas interna en cordoba.jpg

Mario Negri ordenó a los apoderados del PRO y el Frente Cívico que presenten una nota donde quede de manifiesto que no están dadas las condiciones para votar el 17 de marzo próximo. Incluso había advertido ante los medios cordobeses: “Yo quiero competir en una elección interna, pero con garantías de que el proceso será transparente. No quiero que sea una interna a lo Maduro”.

Y ayer, en su cuenta de Twitter, Negri denunció que Mestre lo quería expulsar de la UCR cordobesa: “Por pedir que se cumpla con lo que por unanimidad solicitó la Junta Electoral para asegurar la transparencia en la interna de @cambiemos en Córdoba, los que manejan la @UCRCBA mandan a decir que me van a expulsar del partido. Yo trabajo para sacar al PJ, ellos para sacarme a mi”.

Embed

El Destape había anticipado a fines de enero que la coalición entre radicales, macristas y juecistas está en crisis, y que si las candidaturas a gobernador entre el intendente Mestre y Negri -jefe del interbloque Cambiemos en Diputados- no se resolvía por consenso, iba a haber internas con un tendal de heridos.

Hace tres semanas, Mestre plantó bandera y dijo que no se bajaba de su candidatura a gobernador y presentó su boleta de candidatos desde la gobernación hasta el último concejal del último pueblo cordobés exclusivamente con radicales.

Negri, en tanto, candidato oficial de Mauricio Macri, Marcos Peña y Rogelio Frigerio lleva de vice al ex árbitro y compañero de bancada macrista Héctor “La Coneja” Baldassi; y de candidato a intendente capitalino a Luis Juez, en una boleta que expresa la diversidad de Cambiemos. Elisa Carrió, pese a que la Coalición Cívica tiene su personería suspendida en Córdoba, también apoya a Negri.

Pero la crisis cordobesa salió fuera de la frontera mediterránea y hace resquebrajar la alianza gobernante. Un aviso fue el voto castigo contra el PRO en La Pampa, donde el radical Daniel Kroneberger aplastó a votos al ex jugador de Boca, Carlos Mac Allister, candidato de la Casa Rosada, quién acusó por su derrota a “un pacto entre el radicalismo y La Cámpora”.

Desde la India, donde integraba la comitiva presidencial, Martín Lousteau le envió un mensaje a Mestre: “Vi tu anuncio. Bravo. ¡¡Se viene la renovación!!”. Y Ricardo Alfonsín volvió a reclamar que la UCR debe llevarlo a Lousteau de candidato en las PASO para disputarle la Presidencia a Macri.

“Estas internas son como una tragedia griega: nadie quiere que pase, todos saben que va a pasar y nadie hizo nada para que no pase”

El lunes pasado, el primero en anunciar que peligraba la interna de Cambiemos fue el legislador juecista Juan Pablo Quinteros: “No hay forma material de hacer la interna. Estamos arrancando el proceso el día en el que tendríamos que tener los candidatos en la cancha, porque la fecha original de la interna era ayer”. El domingo 24 de febrero, los cordobeses iban a elegir en una elección interna abierta y la elección se pasó casi un mes después, para el 17 de marzo. Dos días antes, justo el día de su cumpleaños, Quinteros había renunciado a ser candidato número tres a concejal en la boleta que encabeza su líder Luis Juez a la intendencia.

“No se cómo se le va a explicar a la gente que la interna no se va a hacer. Y eso me pone en una situación incómoda, porque el capital que tenemos para enfrentar a Unión por Córdoba es ser coherentes, y me da vergüenza que todo se caiga”, apuntó el principal dirigente del Frente Cívico, después de Juez.

“Estas internas son como una tragedia griega: nadie quiere que pase, todos saben que va a pasar y nadie hizo nada para que no pase”, graficó Quinteros ante El Destape.

Walter Nostrala, diputado del Parlasur, candidato a legislador y uno de los mariscales de Luis Juez fue tajante: “Ir a las internas en estas condiciones significa que vamos derecho a una trampa. De ninguna manera puede haber elecciones, no están dadas las condiciones. Las tres empresas de correos que la Junta Electoral contactó para brindar el servicio de distribución de urnas y escrutinio respondieron que no hay tiempo material para realizarlo”.

-No hay internas ¿se rompe Cambiemos y van con dos listas separadas en mayo?

-Nosotros siempre propusimos consensuar las candidaturas y que juguemos todos dentro del espacio Cambiemos. Hoy le digo que no sabemos cómo termina esta discusión. El miércoles, los apoderados del Frente Cívico y el PRO vamos a presentar a la Junta Electoral una solicitud para suspender el acto eleccionario del 17 de marzo. No es una interna partidaria, es una interna abierta donde están habilitados para votar 2,9 millones de cordobeses. Cambiemos no se puede dar el lujo de ir a una elección interna a cualquier precio, donde haya sospechas de transparencia, legalidad y legitimidad.

Correo Argentino cotizó $ 17.388.000 más IVA y aclaró que necesita 35 días para preparar la logística. Ocasa le respondió a Cambiemos que no está en condiciones de realizar la tarea porque necesita 90 días para preparar la logística. Mientras que Andreani aún no respondió sus condiciones. La impresión de las boletas, también tiene un costo millonario: cerca de $ 1,5 millones.

Por su parte, Alberto Giménez, ex presidente del Foro de Intendente Radicales (FIR), uno de los mariscales de Mestre, le dijo a El Destape: “No veo por qué no se pueden realizar las internas. Hace seis meses que sabemos que se vota el 12 de mayo para elegir gobernador. El proceso electoral está en marcha, los seis apoderados de los partidos, dos de la UCR, dos del PRO y dos del Frente Cívico convalidaron todo lo actuado hasta ahora: fecha de elecciones, listas de candidatos, modalidad de la elección: abierta y con Boleta Unica de Sufragio. Todo fue avalado por la Junta Electoral. Esta semana, después del feriado de Carnaval volvemos a reunirnos para afilar el lápiz en cuestiones más específicas”.

-Desde el sector que conduce Mario Negri aseguran que no están dadas las condiciones para que haya internas transparentes ¿se rompe Cambiemos y van con dos listas separadas en mayo?

-Le pedimos cotización a tres empresas. Otros correos más chicos se ofrecieron a realizar parte de la logística. El escrutinio lo puede hacer la Universidad Tecnológica Nacional (UTN). Son 1.499 urnas, ya están guardadas en la Casa Radical. Y 450 puntos de votación. Si alguno de los dos sectores no tiene 1.500 fiscales para una interna, no entiendo cómo quiere fiscalizar una elección general con más de 8.000 mesas.

Más allá de las chicanas públicas por las redes sociales, los diálogos telefónicos son incesantes. Y la campaña en las redes, los medios y la calle sigue como si el domingo 17 los cordobeses fueran a votar por el candidato de Cambiemos.

Nadie lo admite públicamente, pero Mestre, uno de los fundadores de Cambiemos en Marcos Juárez, puede ser el enfant terrible que sepulte el sueño reeleccionista de Mauricio Macri. Y eso es lo que en verdad preocupa en la Casa Rosada.