El peronismo bonaerense dio un paso importante hacia la unidad el jueves durante el Congreso partidario que se realizó en el polideportivo Alberto Balestrini, en La Matanza. El tema formal del evento, que nucleó a las distintas vertientes partidarias, fue habilitar al PJ a conformar alianzas de cara a las próximas elecciones. Pero el hecho político de aquella jornada fue la pluralidad de sectores que confluyeron en pos de amalgamar un frente que pueda vencer al oficialismo en el bastión electoral más importante del país.

“Fue el primer gesto político fuerte de toda la oposición en la provincia de Buenos Aires de cara a las elecciones”, sintetizó a El Destape el intendente de General San Martín, Gabriel Katopodis. “Fue un paso organizativo de responsabilidad colectiva. Es necesario trazar esta raya: estamos todos enfrente del oficialismo, de un solo lado”, explicó el jefe comunal quien resaltó que lo que se vio fue “el resultado de un año de trabajo”.

"Estamos todos enfrente del oficialismo, de un solo lado”

En el encuentro, repleto de liturgia peronista, hubo 752 congresales sobre un universo de poco más de mil. “Fue un grado de participación muy alto”, destacó el histórico dirigente Jorge Landau, quien integra una de las cincos sillas de la comisión que va a ser la encargada de armar las listas y cerrar las alianzas. En aquella mesa también se sientan Eduardo “Wado” De Pedro –el referente de La Cámpora a cargo del armado en Buenos Aires-; el diputado nacional oriundo de La Matanza, Fernando Espinoza; el intendente de Esteban Echeverría y actual presidente del PJ bonaerense, Fernando Gray; y su antecesor en la dirección del partido y jefe comunal de Merlo, Gustavo Menéndez.

Reflejo de la pluralidad de espacios partidarios que pujan por la unidad, el jueves dijeron presente: intendentes peronistas; La Cámpora, con el diputado nacional Máximo Kirchner a la cabeza; la rama sindical, con Hugo y Pablo Moyano –quien es vicepresidente del partido a nivel provincial- además de Hugo Yasky (CTA) y Roberto Baradel (Suteba). A ellos se sumaron dirigentes del Movimiento Evita, de Red por Argentina (el espacio que integra Felipe Solá) y hasta exponentes del massismo provincial, como el jefe comunal de Tigre, Julio Zamora. También fue invitada Victoria Donda, de Somos, lo que refleja la intención del PJ de ampliar la base del frente e incluir a sectores como Unión Popular, de Claudio Lozano y Víctor De Gennaro, por citar un ejemplo.

Zamora, presidente del PJ en Tigre, estuvo en el congreso junto a la titular del Concejo Deliberante de su distrito, Alejandra Nardi, y aseguró “que se puede lograr” una alianza con el Frente Renovador. El intendente, que dijo públicamente que habla “todos los días con Sergio (Massa)”, remarcó que "hay que hacer un esfuerzo entre todos para lograr que los espacios políticos que pensamos igual y que somos muy parecidos podamos estar todos adentro de un gran proyecto nacional".

Tras el congreso, desde La Cámpora no dudaron en afirmar que “se consolida la unidad”.

“Todo lo que es el peronismo en sus distintas vertientes está claro que va a ir junto de cara a las elecciones en la provincia de Buenos Aires”, aseguró a este medio el diputado nacional de Red por Argentina, Daniel Arroyo. “Queda saber todavía si una parte de Argentina Federal se va a incorporar”, indicó.

A 4 meses del cierre de listas, los nombres que se mencionan para candidatearse son Insaurralde, Magario, Espinoza, Kicillof y Durañona

“En esencia hay tres cosas que quedaron claras el jueves –agregó Arroyo-: que se logró la unidad; que hay que plantear nuevos paradigmas y armar nuevos equipos técnicos para modernizar el debate respecto de la situación de la Provincia en educación, salud y en venta de drogas, que creo que son los temas más críticos; y, por último, la vocación de todos de ‘estar ahí’. Hay una responsabilidad histórica de este tiempo”.

Por su parte, en diálogo con El Destape, el intendente de San Antonio de Areco, Francisco “Paco” Durañona, consideró que “hubo un mensaje contundente y respaldo a Cristina Kirchner, con el Frente Renovador incluido. Era imprescindible reunir al Congreso para tener en orden y regularizado el Partido. La unidad en la provincia de Buenos Aires es muy sólida”, enfatizó quien desea suceder a María Eugenia Vidal.

Con 4 meses por delante para el cierre de listas de candidatos, que es el 22 de junio, aún no hay una definición sobre los postulantes a los principales cargos bonaerenses. Entre quienes se anotan para pelear por la gobernación figuran el actual diputado y exministro de Economía, Axel Kicillof; el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde; la de La Matanza, Verónica Magario; el mentado Espinoza y Paco Durañona.

“El proceso de definición de candidaturas nos llevará entre dos y tres meses”, estimó Katopodis. Y, con el recuerdo del 2015 vivo en la memoria, añadió que “la fórmula para gobernador debe ser producto del consenso y no de una PASO”. El jefe comunal, claro, pide pista para sus pares: “Sería justo y conveniente que haya un intendente”.

El camino hacia los comicios es largo y hasta que no se inscriban las alianzas, el 12 de junio, falta correr mucha agua debajo del puente, con algunas rispideces y cuestionamientos por lo bajo. Pero todos enfatizan que el jueves se dio un paso clave. “Hay roscas y desconfianzas lógicas, pero el clima es genuinamente de unidad”, sintetizó una fuente vinculada al armado bonaerense.

“Se sentaron las bases estructurales para crear un frente importante”, señaló Landau. La ampliación de ese espacio aún está en construcción y hasta el 12 de junio habrá idas y venidas. Pero está claro que para la mayoría del peronismo bonaerense el camino hacia octubre es uno solo. Los demás, son callejones sin salida electoral.