El 12 de mayo se vota en Córdoba, la primera elección a gobernador de las provincias “grandes”, donde resaltan dos características: por primera vez desde 1963 la Unión Cívica Radical (UCR) irá dividida a las urnas; y el kirchnerismo no llevará candidato, dos jugadas que operan a favor de la reelección del gobernador Juan Schiaretti.

En total habrá 13 candidatos a gobernador, aunque se descuenta una buena performance de Schiaretti que gracias a la ruptura de Cambiemos, tiene prácticamente garantizado el triunfo. La duda radica en cuál de los dos ex socios cambiemistas, el diputado nacional Mario Negri o el intendente capitalino Ramón Javier Mestre, quedará segundo.

Como adelantó El Destape, Negri, apoyado por la Casa Rosada jugará con el sello Córdoba Cambia; mientras que Mestre se presentará con la histórica Lista 3 del radicalismo.

La división electoral del radicalismo cordobés no se dá desde hace 56 años, cuando Justo Páez Molina de la UCR del Pueblo, apoyado por Arturo Illia se convirtió en gobernador con el 41% de los votos. Con el peronismo proscripto, el voto en blanco llegó al 29% y el conservador Arturo Uanini del Partido Demócrata quedó tercero con el 7,7%. Hugo Vaca Narvaja, ex ministro de Arturo Frondizi y candidato de la UCR Intransigente quedó cuarto con 6,5% de los votos.

Embed

Anoche, Mario Negri lanzó oficialmente su candidatura a gobernador en el Hotel Quórum de la zona norte de la Capital, junto a su compañero de fórmula, el ex árbitro internacional Héctor “La Coneja” Baldassi, el dirigente del PRO con mayor conocimiento y tracción de votos en la provincia mediterránea.

Además, Negri presentó la fórmula de Córdoba Cambia para la Municipalidad de Córdoba, Luis Juez del Frente Cívico y su candidata a vice, Alicia Migliore, una radical angelocista especialista en feminismo. En la ciudad de Córdoba, que concentra el 45% del padrón provincial, hay un empate técnico de Juez con Martín Llaryora, el candidato de Hacemos por Córdoba, la nueva coalición del PJ de Schiaretti que ahora sumó al GEN de Margarita Stolbizer y al Partido Socialista de Antonio Bonfatti.

Embed

Mientras que el viernes, en el microestadio del Espacio Quality, a pocas cuadras de Ciudad Universitaria, en el sur de la Capital, Mestre presentó su lista 100% radical, tanto en la gobernación, en la Legislatura y en los municipios que votan el 12 de mayo. Su compañero de fórmula de Mestre es Carlos Briner, intendente de Bell Ville que destronó del poder al histórico operador delasotista Domingo “Mingui” Carbonetti.

El dirigente radical le pegó un tiro por elevación a Negri: “Si ganamos la gobernación seré gobernador, y si pierdo, seré útil a la sociedad desde mi partido político y trabajaré para subsistir como hice toda mi vida; no tuve toda mi vida laboral basada en funciones públicas”.

El renunciamiento K

“Tenemos que poner a Córdoba en el camino de la producción y el trabajo. Vamos a defender un programa de desarrollo sustentable para la provincia, para tener un gobierno popular como el que llevaron adelante Obregón Cano y Atilio López”, arengó el diputado nacional Pablo Carro el jueves a la tarde en la Sociedad Belgrano, mientras lanzaba su candidatura a gobernador.

Entre la noche del viernes y la madrugada del sábado, Carro bajó su candidatura a gobernador y la lista completa de Unidad Ciudadana: “Desde el Frente Córdoba Ciudadana comunicamos a la sociedad de Córdoba que en el día de hoy hemos decidido no participar de las elecciones provinciales del 12 de mayo”; tuiteó el dirigente kirchnerista, desandando las promesas del acto del jueves.

El llamado llegó a las 20.30 del sábado. Máximo Kirchner llamó por teléfono a su compañera de bancada Gabriela Estévez y le pidió hablar con Carro y le amplió detalles de la decisión.

Desde Buenos Aires los dirigentes nacionales de Unidad Ciudadana salieron a explicar que la baja cordobesa se dio para beneficiar la victoria de Juan Schiaretti y así pavimentar el camino de un peronismo unido con Cristina Fernández como conductora hacia el triunfo nacional de octubre: “Mis reconocimiento a @PabloCarroOk y a los demás dirigentes de Córdoba que han sabido priorizar el interés general a los suyos. Este 24 de marzo, recordando la tragedia vivida, han demostrado la madurez que tantas veces la sociedad reclama a su dirigencia”, tuiteó Alberto Fernández, uno de los armadores del Instituto Patria.

Luego de la denuncia de Negri de un pacto peronista entre Schiaretti y Cristina –lo repitió anoche en el lanzamiento de su candidatura-; ayer a la tarde el gobernador cordobés le bajó el precio a la acusación: “El voto kirchnerista se dispersa entre las distintas fuerzas políticas. No me gusta analizar lo que hace otra fuerza política que no tiene nada que ver con nosotros, como el kirchnerismo”.

El año pasado, Cristina y De la Sota habían mantenido una serie de charlas, algunas telefónicas y otras personalmente, donde acordaron la unidad para sacar del poder a Mauricio Macri el 10 de diciembre y formar un gobierno de transición. La trágica muerte del mandatario cordobés el 15 de septiembre pasado, truncó ese acuerdo.

El delasotismo huérfano se atomizó y no se pudo lograr el acuerdo con Unidad Ciudadana, pese a las innumerables reuniones mantenidas por dirigentes de ambos sectores. Daniel Passeini, el dirigente delasotista de mayor peso, será el compañero de fórmula de Martín Llaryora para la Municipalidad de Córdoba.

Con Schiaretti a pasos de lograr su reelección, la Casa Rosada buscará retener la Capital y exhibir la victoria de la ciudad más importante del interior del país, como un apoyo a las políticas de Mauricio Macri, pensando cómo capitalizar ese mensaje para las PASO de agosto. Quizá para esa época, el peronismo nacional ya esté encolumnado en un gran frente patriótico para derrotar a Macri.