EL DESTAPE | Bonadio contra Alberto Suscribite

X

Ayer, desde la ciudad cordobesa de San Francisco, donde viajó para apoyar la candidatura a gobernador de Ramón Javier Mestre y de Cristian Canalis a la intendencia local, Ricardo Alfonsín le dijo a El Destape: “Cambiemos así como está no tiene razón de ser. Cambiemos expresó las necesidades de la sociedad en 2015; ahora la sociedad civil tiene otras necesidades, reclama la creación de un nuevo frente con una nueva propuesta programática”. Sin decirlo explícitamente, el dirigente radical, certificó la defunción del sello electoral Cambiemos.

El 12 de mayo se vota gobernador, la renovación de la Legislatura y más de 200 intendencias, entre ellas, la de la ciudad de Córdoba. El gobernador Juan Schiaretti tiene casi asegurada su reelección por la ruptura de cambiemos Córdoba que va separado: el intendente Ramón Javier Mestre se presenta con la histórica Lista 3 de la UCR; y Mario Negri, presidente del interbloque Cambiemos de Diputados va con Córdoba Cambia.

Durante su gira por el este cordobés –estuvo ayer y hoy regresará a Buenos Aires-Alfonsín estuvo acompañado de Dante Rossi, dirigente alfonsinista y candidato a legislador por la histórica boleta de la Lista 3, quién se alió a Mestre tras la ruptura de Cambiemos Córdoba.

“Hoy la gente, los ciudadanos no tienen la misma demanda que en 2015. En estos más de tres años hubo muchos cambios objetivos y subjetivos. La gente no quiere volver a experiencias de gobierno anteriores; pero tampoco quiere volver a votar esta experiencia. Cambiemos debe ser reemplazado por un frente más amplio que el PRO y la UCR. En las provincias existe nominalmente, pero dejó de existir en la práctica. Tenemos los ejemplos de Neuquén y Río Negro, donde el PRO no votó a los candidatos de Cambiemos, sino que llamó a votar a los candidatos del oficialismo provincial. En Chubut pasó otro tanto y en Córdoba se fracturó. Cambiemos quedó reducido a un frente del PJ y la UCR y la sociedad requiere propuestas superadoras; debe dar paso a otro frente más amplio, con más actores y un programa de gobierno distinto”, señaló el dirigente radical.

-¿Ese frente incluye a Roberto Lavagna?

-Incluye no sólo a Lavagna, sino a sectores progresistas como los socialistas y el GEN. Yo aspiro a conformar una fuerza que ofrezca lo mejor para el país, no sólo en el plano electoral, sino en su programa de gobierno. La Convención Nacional del radicalismo deberá decidir qué postura tomará, porque es el órgano máximo de decisión del partido. Si no lo resuelve, dejará en libertad de acción a los afiliados. Respecto de Lavagna, le puedo decir que ya fue candidato de la Unión Cívica Radical en 2007 y que después de la crisis de 2001, respondió con solvencia técnica y política la crisis. La crisis de 2001 se superó con éxito, y los lineamientos económicos y políticos los diseñó Lavagna.

-¿Vino a Córdoba a apoyar a Mestre, el candidato rebelde?

-Mestre es el candidato de la Unión Cívica Radical y yo soy orgánico de mi partido. Lo he sido siempre, aunque hubiera decisiones que no me gustaran, como lo dije en la convención de Gualeguaychú. En Córdoba el radicalismo reaccionó como tiene que reaccionar, no va a dejar que a sus candidatos se los imponga el PRO o la Casa Rosada. A nosotros no nos gusta que nos digan cómo tenemos que hacer las cosas, o que tengamos que evitar los mecanismos más democráticos, genuinos y legítimos para decidir quiénes son nuestros candidatos. El PRO cometió un error allí; sin mala fe, probablemente sin la intención de romper, pero desconociendo la cultura y las tradiciones de un partido aliado.

-En Córdoba van dos candidatos radicales, pero usted se decidió por Mestre.

-Mestre es el candidato del radicalismo, de la Lista 3. Además creo que Ramón Mestre tiene la experiencia suficiente, le ha tocado gobernar la principal ciudad del interior. Cuando el país tiene problemas, las provincias tienen problemas y los municipios aún más. El intendente es el que debe responderle al vecino.

-El miércoles se reúne con Marcos Peña ¿Le va a decir que hay que construir un nuevo frente? ¿Peña será permeable a sus propuestas?

-Voy a ir a escuchar lo que tienen para decir. Ellos me convocaron y voy a escuchar. La que tiene que ser permeable a nuestra propuesta de construcción de un nuevo frente ampliado debe ser la Convención Nacional del radicalismo. La correlación de fuerzas de 2015 se modificó, esa vez se impuso por 180 votos a 140 la idea de un frente con el PRO. Hoy la mayoría de los radicales ve que la salida es otra y es la mejor para el país.

El cordobés Rossi coincidió con Alfonsín y aseguró que “parte de la conducción de la UCR tiene que pedir disculpas a los argentinos por priorizar los cargos por sobre las ideas; porque de la Convención Nacional en Gualeguaychú salió el compromiso de todos los radicales de defender en el Gobierno a los más necesitados, a los que menos recursos tienen, a los que más sufren la crisis. Muchos radicales como José Corral, Ernesto Sanz y Mario Negri son responsables de no haber reclamado mayor participación de la UCR en la toma de decisiones del gobierno nacional; un gobierno al que le falta sensibilidad, y eso es justamente lo que tiene que aportar la UCR. Debemos exigir participar del diseño de los grandes trazos de la Argentina que viene”.

Por otra parte, Mario Negri espera para este mediodía la llegada de la diputada y líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, que se quedará en Córdoba durante diez días y hará campaña para Córdoba Cambia. Lo mismo hará la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal.