Las elecciones en Entre Ríos están a la vuelta de la esquina. El gobernador Gustavo Bordet, a través de un decreto y luego de conseguir el apoyo necesario de la Legislatura, fijó el 14 de abril como el día de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias; y el 9 de junio para las Elecciones Generales. A poco más de dos meses para los comicios, ¿dónde están los candidatos?

Mientras la “rosca” prima en los partidos tradicionales y no terminan por cerrar un nombre en particular, los espacios alternativos muestran poca o nula expectativa de presentar un postulante que esté dispuesto a poner la cabeza, sabiendo las escasas chances de obtener un porcentaje alto de votos.

El peronismo: ¿unido, separado o a internas?

Con el ascenso de Bordet como nuevo presidente del PJ entrerriano, y tomando nota de lo sucedido en 2015 -Mauricio Macri presidente, Alfredo De Ángeli casi gobernador- el peronismo entrerriano encaró un proceso de unificación que tuvo como punto saliente el regreso a sus filas del exgobernador en tres oportunidades de Jorge Busti. El exmandatario, junto a los dirigentes de su espacio, el Frente Entrerriano Federal, se habían ido del justicialismo orgánico como consecuencia de sus diferencias con el kirchnerismo, encarnado en la provincia por Sergio Urribarri.

Bordet, a su vez, se ha mostrado como un dirigente opositor pero “dialoguista”, que ha plantado posición en relación a medidas tomadas por Cambiemos, pero que también ha acompañado otras que eran innegociables en el sector K, como la reforma previsional o el Presupuesto 2019. Esto ha abierto una grieta entre los que creen que el peronismo debe trascender la denominada “Década Ganada” y quienes levantan la gestión de Néstor y las dos de Cristina Kirchner como la más firme radiografía de lo que un Estado justicialista debe representar.

En esa discusión el jefe de Estado entrerriano se pone a la par de dirigentes como Sergio Massa o Juan Manuel Urtubey -con quien se ha mostrado públicamente- y señala que una alternativa al pasado y al presente es la opción correcta. De hecho estaba invitado a ser parte del acto de lanzamiento de Alternativa Federal en Mar del Plata, al que no asistió oficialmente por cuestiones de agenda. Off the record algunos conjeturan que en realidad pudo haber faltado para no generar roces al interior del peronismo entrerriano, en pos de la unidad.

Así las cosas, Bordet es hoy el único candidato firme del peronismo. Con buena imagen, una administración ordenada, nuevas formas y un espíritu conciliador, el actual mandatario ya ha expresado su ambición de ser nuevamente electo como jefe del Poder Ejecutivo. Del otro lado, el kirchnerismo viene amenazando con presentar un postulante que desafíe el espíritu dialoguista y se plante con dureza ante la administración nacional. El dirigente más nombrado en ese contexto es Julio Solanas. El exintendente de Paraná en dos ocasiones es hoy diputado nacional, y se ha mostrado como un firme opositor a las medidas de ajuste. Sin embargo, y al margen de actividades donde se ha mostrado como el orador principal, su nombre aún no está ratificado.

A pocos días del cierre de listas –el 23 es la fecha tope- reina el hermetismo y la incógnita sobre si habrá una lista de consenso, dos nóminas adentro del mismo paraguas o una que decida irse por afuera.

Cambiemos: tres nombres, ninguna bendición

En Cambiemos hoy los candidatos son tres radicales: Atilio Benedetti, Jorge Lacoste y Pedro Galimberti. Ninguno de ellos ha recibido la “bendición” de Nación que les permita correr con ventaja. Y en el espacio la ecuación cambiaría radicalmente si el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, se decidiera a competir. En el PRO apoyan además de Gustavo Hein, único intendente por el espacio, pero que hoy pareciera correr de atrás de cara a una postulación.

Bendetti es, a su vez, el que mejor posicionado llega. El dirigente de Larroque tiene la llave de la UCR hace diez años. Cursa actualmente su segundo mandato como diputado nacional –el primero fue de 2009 a 2013- y maneja los hilos al interior del centenario partido, que dio la nota en 2015 cuando no presentó ningún candidato a gobernador, algo prácticamente inédito en la historia de la democracia entrerriana.

Por su parte Lacoste y Galimberti parecieran tener menos chances. El primero, exintendente de Sauce de Luna, es actualmente diputado nacional. Sostiene que quiere jugar en “igualdad de condiciones”; esto es, sin guiño nacional a nadie en particular. El segundo, en tanto, viene de presidir la UCR y actualmente es intendente de Chajarí. Dice que quiere ser el candidato del consenso. Firme no hay nada.

El MST apuesta a una banca; el socialismo busca resurgir

Con el dirigente Luis Meiners como candidato a gobernador, el Movimiento Socialista de los Tabajadores –MST- apuesta a una elección donde los apoyos de los que no entren en la polarización PJ-Cambiemos ayuden a que Nadia Burgos, máxima referencia en la provincia, entre a la Cámara de Diputados. Con el buen antecedente de 2017, donde quedó tercera y logró casi 40 mil votos -39.102-, la izquierda busca seguir creciendo en las urnas.

“Venimos de un 2018 marcado por la crisis económica y las políticas de ajuste de Macri. Este 2019 será un año de profundización de este modelo, donde lo político y lo económico estará orientado a favorecer los intereses de grandes empresarios, bancos y corporaciones” señaló Burgos, en contacto con El Destape.

La dirigente indicó además que Bordet es “cómplice” de las políticas nacionales: “Apoyó la reforma previsional, el pacto fiscal y el Presupuesto 2019”. Y agregó: “Entendemos que la izquierda no sólo tiene una responsabilidad en este contexto, sino que además un oportunidad histórica de meter una diputada en la Legislatura entrerriana. Y también creemos es necesario terminar con la política de los mismos de siempre, acabar con los privilegios políticos y en eso la Izquierda es una alternativa”.

Por el lado del Partido Socialista -PS- las aspiraciones son similares, aunque el último antecedente –cuarto en las elecciones de 2017 con 35.364 apoyos- pregonan un escenario más adverso. El PS busca reconstruir su imagen después de aquella “primavera” de 2011, cuando Hermes Binner lideraba el Frente Amplio Progresista y su arrastre colaboraba a que dirigentes locales llegaran a espacios de poder.

“La idea es tener un candidato a gobernador, pero que salga del consenso. Entre esta semana y la que viene estaremos largando en todas las líneas” apuntó brevemente a El Destape, Marcelo Haddad, exconcejal de Paraná entre 2011 y 2015 y actual presidente del socialismo entrerriano.

Pese a la cercanía con Santa Fe, donde gobierna desde 2007, Entre Ríos se ha mostrado menos permeable al programa del PS, que en 2015 perdió las bancas obtenidas en 2011: dos concejalías –una en Paraná y otra en Concepción del Uruguay- y una diputación provincial, de la mano del exlegislador nacional, Lisandro Viale.

*Juan Pablo Scattini es corresponsal de El Destape en Entre Ríos.