Funcionarios y ex funcionarios de Cambiemos, aportantes a la campaña de Mauricio Macri en 2015, empresarios amigos, la pista del dinero que llega hasta Estados Unidos y el rol detrás de escena de CIPPEC. Todos estos elementos se conjugan en la maniobra por la cuál el Gobierno, gracias los buenos oficios de la Cámara Nacional Electoral (CNE), le entregó el debate presidencial 2019 a Argentina Debate, una ONG propia.

El convenio recuerda que la ley 27.337 estableció la“obligatoriedad de los debates preelectorales públicos entre candidatos a Presidente de la Nación, con la finalidad de dar a conocer y debatir ante el electorado las plataformas electorales de los partidos, frentes o agrupaciones políticas”. Por la CNE lo firmó su presidente, el juez Alberto Dalla Via. Por Argentina Debate Ivana Karina Román, empresaria y gran aportante de la campaña Macri 2015.

SUSCRIBITE PARA QUE EL DESTAPE CREZCA

En ese marco -dice el documento-, aparece evidente la posibilidad de convenir la ejecución de diversos aspectos relativos al planeamiento, organización y realización de los debates presidenciales a través de la participación de Argentina Debate, como dispositivo de articulación de la intervención de la sociedad civil”. Dadas las conexiones de Argentina Debate con el Gobierno, lo único evidente es la intención de Macri de tener bajo control el debate presidencial 2019.

Embed

Todos propios

En el convenio se presenta a Argentina Debate como “un espacio colectivo conformado por referentes de la vida pública, política y cultural del país, de reconocida trayectoria; originado en una iniciativa plural, multisectorial y no partidario; que tuvo por objetivo lograr el primer debate presidencial de la historia argentina, en torno a una agenda de prioridades del desarrollo de nuestro país, y sentar las bases para su institucionalización”. Hay algo cierto: tuvieron a su cargo el debate 2015, que fue un punto central de la campaña de Macri por su diseño, por propias virtudes y cierto amateurismo de su contrincante Daniel Scioli.

Pero la pluralidad y su aparente apartidismo no son tales. Buena parte del Comité Estatégico de Argentina Debate tiene su terminal en Macri. Desde el funcionariado PRO lo integran Alberto Abad, hasta hace poco titular de la AFIP; el actual embajador en Chile José Octavio Bordón; Gabriel Castelli, Secretario de Coordinación y Monitoreo Institucional del Ministerio de Desarrollo Social; Eduardo Levy Yeyati, Director Coordinador del Programa Argentina 2030 de la Jefatura de Gabinete; Fernando Straface, ex Director Ejecutivo de CIPPEC, actual Secretario General de Gobierno y Relaciones Internacionales de la ciudad.

Desde lo empresarial figuran Juan Pablo Bagó, de los laboratorios que llevan su apellido y también aportante a la campaña de Macri; Federico Braun, de La Anónima y pariente del jefe de gabinete Marcos Peña; Nicolás Braun, director de Pampa Cheese y accionista del Grupo Pegasus al igual que el vicejefe de gabinete Mario Quintana; Gustavo D’Alessandro, ex Arcor y actual Finvest; Gerardo della Paolera, Director ejecutivo de la Fundación Bunge & Born; Marcos Galperín, el CEO de MercadoLibre que es uno de los empresarios favoritos de Macri; Agustín Otero Monsegur, ex San Miguel y actual OM Invest. Figura también Graciela Fernández Meijide, de estrecha relación con el Gobierno, el ex funcionario menemista Juan Llach (cuyo hijo es el actual vicepresidente del Banco Central); el sindicalista siempreoficialista Andrés Rodríguez, el ex canciller de la Alianza Adalberto Rodríguez Giavarini, entre otros.

LEE TODAS LAS NOTAS DE ARI LIJALAD EN EL DESTAPE

Aportantes

Al día siguiente de la firma de este convenio, Página/12 dio cuenta de algunos de los vínculos de Argentina Debate con Macri. El convenio lo firmó Ivana Karina Román como presidenta del Consejo de Administración de la organización. Su apellido no pasa desapercibido. Es la familia que comanda el Grupo Román, una de las grandes empresas de logística de país. Esta mujer figura como la segunda mayor aportante individual a la campaña de Macri en 2015. El actual presidente puso 2 millones de pesos. La presidenta de Argentina Debate, 1 millón y medio.

Pero hay más. En el convenio Argentina Debate puso como domicilio Lavalle 190 piso 6 departamento L. Es la dirección del estudio de abogados Leverone & Mihura Estada. El Destape se comunicó con el estudio, donde confirmaron que asesoraron a Argentina Debate para su constitución. Lo notable es que uno de sus socios, Ricardo Mihura Estada, hizo dos aportes a la campaña 2015: uno por 750.000 pesos y otro por 731.215. Uno fue el 22 de octubre y otro el 23. Dos días antes de la primera vuelta. Total, 1.481.215 pesos. Solo resta saber si se trataba de dinero propio o, como sucede en algunos casos, actúa como personero de sus clientes.

La pista del dinero

Uno de los mecanismo que utiliza Estados Unidos para interferir en la política interna de otros países es el financiamiento de ONGs. La excusa argumental es el apoyo a la democracia que, en su discurso, Estados Unidos se ve obligado a sostener bajo el paraguas autoasignado de gendarme democrático mundial. Esta metodología que se aplica hace décadas fue profundizada durante la gestión de Barack Obama.

Uno de los fondos para este tipo de financiamiento es la National Endowment for Democracy, la NED. Es una fundación manejada por diputados demócratas y republicanos, fundada por el Congreso de EE.UU.. Se dedica a inyectar fondos en organizaciones de todo el mundo, bajo el paraguas de apoyo a los valores democráticos. Pero la revisión de los fondos que transfirieron en América Latina muestra que se trató de organizaciones opositoras a los Gobiernos de Evo Morales, Hugo Chavez, Lula de Silva, Rafael Correa y, por supuesto, CFK. En algunos casos, esas ONG fueron la pantalla de movimientos desestabilizadores.

La NED pone dinero en Argentina. En 2015, según consta en sus registros, envió 99.959 dólares para la realización de Argentina Debate. La ruta del dinero fue a través del Center for International Private Enterprise (CIPE), cuyo aliado argentino es el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento, el CIPPEC. ¿Qué tiene que ver CIPPEC con Argentina Debate? Mucho.

Embed
Argentina Debate NED

CIPPEC

Cuando se realizó el debate 2015 la organización Argentina Debate tenía su personería jurídica en trámite. La estructura legal y financiera la aportó CIPPEC. Por si fuera poco, la web de Argentina Debate, www.argentinadebate.org, fue registrada por CIPPEC. Fue creada en junio de 2014 y su última actualización data de finales de enero de 2018.

El lunes 23 de abril, el CIPPEC realizó su cena anual. Fue un gran evento en el predio de La Rural, al que asistió la plana mayor del Gobierno, a sola excepción de Macri. Asistieron, entre otros, el jefe de Gabinete Marcos Peña y la gobernadora Maria Eugenia Vidal. A ambos se los pudo ver conversando con Ricardo Lorenzetti, presidente de la Corte Suprema. También desfilaron los ministros Juan José Aranguren, Guillermo Dietrich, la vicepresidenta Gabriela Michetti, el amigo de la vida presidencial Nicolás Caputo y el vicejefe de Gabinete Mario Quintana.

La relación de CIPPEC con Macri quedó sellada hace tiempo con cargos en la gestión de Horacio Rodriguez Larreta en la ciudad. A Fernando Straface, por entonces Director Ejecutivo de CIPPEC, lo nombraron Secretario General de Gobierno y Relaciones Internacionales porteño. Hernán Charosky, organizador de Argentina Debate 2015, es ahora funcionario porteño.

La cena anual de CIPPEC fue el lunes. El martes, se firmó el convenio que le entregó a Argentina Debate, subsidiaria de facto de CIPPEC, el debate 2019.

Encárguense de todo

El convenio entre la CNE y Argentina Debate deja casi todas las decisiones en manos de esta organización macrista. Igual que en 2015, pero ahora institucionalizado. Los amigos de Macri elegirán los temas y el reglamento, se quedarán con los ingresos de publicidad, propondrán los moderadores y elegirán los proveedores.

Corresponderá al Consejo de Administración de AD -en su caso, con la participación de un representante de la CNE-, elaborar el reglamento de los debates, la elección del nombres del evento, los días y lugares de realización de ambos debates -tanto en la Capital Federal, como en una capital de Provincia-, la temática de los debates -cuales serán los ejes de prioridades para el desarrollo del mismo-, la dinámica de los debate, la duración de los mismos, y los sorteos previos al debate”, sentencia el convenio.

El debate tendrá obviamente un alto rating. En 2015, el cruce entre Macri y Scioli tuvo un promedio de 51 puntos de rating, casi a la altura de la final del Mundial 2014 entre Argentina y Alemania. En términos publicitarios, es una gallina de huevos de oro. Según el convenio, la publicidad queda bajo administración de Argentina Debate, “con el fin de obtener el financiamiento necesario para la producción del debate, en función a la obligatoriedad de entregar la señal de manera gratuita”.

En la identidad visual del evento, la organización macrista tendrá un lugar a la par de la CNE. El argumento, que exista una linea de continuidad entre el debate 2015 y el 2019. Así, acordaron que “en todos los materiales impresos, sitios de internet, publicidad audiovisual, diseño escenográficos, papelería, etc., se utilizarán conjuntamente los isologotipos de CNE y de AD

Respecto a los moderadores, quedó todo en veremos. “Las partes acordarán quienes serán los moderadores del Debate y bajo que pautas se regirá la elección de los mismos”, informa el convenio. En cuanto a los proveedores del evento, el convenio deja la selección a cargo de Argentina Debate.