El Mundial ya es pasado para la Argentina tras la pronta eliminación del equipo de Jorge Sampaoli. Mientras cicatrizan esas heridas y en medio de la creciente inflación y los bochornosos comentarios de Carrió la oposición se prepara para la batalla electoral del año que viene.

Cuando el calendario marque que queda un año para las PASO, en agosto, se intensificarán las caminatas por las ciudades y pueblos del país escuchando a todos los sectores que padecen el ajuste que aplica Cambiemos.

Tal es el caso de Agustín Rossi, quien tiene el aval de Cristina Kirchner para presentarse el año que viene como candidanto a Presidente por el Frente para la Victoria. Esto, siempre y cuando, Cristina decida no presentarse el año que viene. Tampoco se descarta que en la interna habilite a otro de su espacio, el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá.

Cuando la agenda parlamentaria se lo permite, el santafecino recorre distintas localidades y mantiene reuniones con productores, empresarios, comerciantes y vecinos que le expresan su angustia por las dificultades que atraviesan para cubrir la canasta básica y pagar los tarifazos. Este fin de semana, Rossi visitará las localidades bonaerenses de Pergamino, Las Heras, Suipacha y Navarro.

Según supo El Destape, en septiembre y en un masivo acto, Rossi lanzará formalmente su candidatura a Presidente de la Nación. Esa fórmula estará integrada también por una mujer. Rossi asegura que sería "una traición al colectivo de mujeres" si no va con una "compañera" como vicepresidenta. ¿Nombres? "Muy pronto todavía para definirlo", lanzan desde su entorno.

Esas PASO no tienen un límite. Rossi afirma en las distintas notas que brinda que busca forjar "un frente opositor que incluya a todos los sectores". Uno de ellos, quizás con el que más se busca tender puentes es con el massismo.

Cerca de Cristina Kirchner contaron a este portal que la ex Presidenta ve con buenos ojos unas primarias entre Agustín Rossi y Felipe Solá, otro de los que ya manifestaron su intención de llegar a la Casa Rosada.

El ex gobernador de la provincia de Buenos Aires se reúne con economistas, sindicalistas y está muy atento a la crisis que atraviesan las economías regionales en todo el país. "Lo tienen como un referente por su experiencia y gestión en la Provincia", explican quienes lo rodean.

Solá también quiere unas PASO "con todo el peronismo y sin restricciones". A diferencia de Rossi, todavía no tiene definido una fecha para formalizar el lanzamiento. "Está en una etapa organizativa", reconocen.

La crisis cambiaria redujo los tiempos y la campaña electoral empezará un año antes. Los candidatos, en especial los peronistas, huelen un Gobierno débil y confían en que "hay 2019".

En esta nota