La polémica consulta popular en La Rioja terminó con un triunfo modesto del gobernador Sergio Casas, que obtuvo apenas el 25% del padrón y quedó abierta la puerta para una nueva judicialización del resultado ante la Corte Suprema.

Con el 99% escrutado, apenas el 44% de los riojanos y riojanas asistieron a las urnas para convalidar o no la enmienda constitucional que le permita a Casas presentarse a un tercer mandato.

El sí a la reforma consiguió el 25%, mientras que el no llegó al 17,9%. Ahora queda abierta la puerta a la Justicia por la interpretación de la Constitución de La Rioja.

Esto es así porque la Carta Magna riojana establece que para que una reforma propuesta a consulta popular queda rechazada si no es aprobada por el 35 por ciento del padrón. Mientras que el oficialismo interpreta que debía haber 35% del padrón en votos negativos, la oposición asegura que los ausentes y votos en blanco se cuentan dentro de los votos que "no aprueban".

Embed

Apenas terminaron los comicios, el oficialismo provincial y Cambiemos cruzaron acusaciones, ya que el primero hablaba desde un principio de la triunfo del "Sí", mientras que la oposición sostenía que la cantidad de votantes "apenas superaba el 40 por ciento" y eso forma parte de "un fracaso del gobernador".

La Enmienda a la Constitución riojana ya había sido aprobada en la Legislatura provincial por una mayoría oficialista de diputados y senadores, por lo que restaba esta instancia para determinar si se permitía o no la re-reelección de Casas.