“Tata Yofre va a ser mi Vicepresidente” dijo de manera contundente el actual diputado nacional y pre candidato presidencial, Alfredo Olmedocuando El Destape le consultó sobre el rumor que dio a correr el periodista Jorge Asís en la red social Twitter.

“Asís no miente”, dijo Olmedo al ratificar el anuncio que hizo el Turco en Twitter.

Si bien en noviembre del 2018, Olmedo lo había sumado como asesor de campaña. Ya días atrás se lo vio ingresando como miembro de la comitiva cuando se reunieron con el Intendente de Mar del Plata, Carlos Arroyo. “Vamos a cambiar la Casa Rosada, los dos la vamos a pintar de amarillo” repite Olmedo siempre que le preguntan sobre la fórmula.

"Estoy a la derecha de Bolsonaro”

Yofre estuvo presente e incluso lo acompaña en todo el recorrido que viene realizando en la Costa Atlántica donde viene dando a conocer su plataforma de gobierno que incluye entre otras cosas: castración a violadores, mano dura y pena de muerte. “Estoy a la derecha de Bolsonaro” dice sin ponerse colorado, aprovechando la exposición mediática que tiene el controvertido Ejecutivo brasileño.

Embed

El estilo de la campaña de Olmedo cambió desde el último tiempo y Yofre tiene mucho que ver en esto. Hay que recordar que fue uno de los artífices de la campaña de Carlos Menem en los años 90s. En esta oportunidad también fue uno de los que asesoró en trazar un paralelismo y hasta darle la imagen de ser “El Bolsonaro Argentino”. Incluso el salteño sojero consiguió la foto con el Presidente de Brasil antes que el Presidente Mauricio Macri, que en los próximos días tendrá una reunión bilateral.

Entre ambos se reparten elogios. Cuando Yofre fue a Salta, visitó la radio del diputado nacional de Cambiemos, Martín Grande y se refirió a Olmedo como “El candidato del pueblo”. Y agregó que “es humilde y sabio”. Los elogios son recíprocos, Olmedo afirma tener un respeto por el ex asesor de Menem y resalta sobre todo “su equilibrio emocional” y afirma “eso contrarresta a personajes como Carrió y otros que tiene el actual gobierno”.

¿Quién es Juan Bautista “Tata” Yofre?

Nació en Córdoba en el año 1946. Construyó una carrera periodística al amparo de fluidos contactos con el poder y hasta algunos aparatos de inteligencia del Estado.

La periodista y hoy legisladora Gabriela Cerruti en su libro “El Jefe vida y obra de Carlos Menem”, escribió: “Hermano del operador político Ricardo Yofre –subsecretario general de la Presidencia en el gobierno de facto de Jorge Rafael Videla–, mantuvo durante el gobierno militar inocultables contactos con los principales jefes de las Fuerzas Armadas y de los servicios de inteligencia. En 1983 fue el autor de la denuncia del ‘Pacto sindical-militar’ y desde 1985 era empleado de la firma Bunge & Born, a la que había ingresado gracias a su amistad con Mario Hirsch, presidente del holding en ese momento”. Por su parte, en el libro Galimberti (de Marcelo Larraquy y Roberto Caballero) se relata que a mediados de los ’80 Yofre era periodista político en el diario Ámbito Financiero e integraba el “Grupo Olleros”, que a través de intermediarios mantenía nexos con el Batallón de Inteligencia 601 del Ejército.

El inicio de Yofre, sin embargo no fue en el Pj, en sus años de juventud militó en la UCR y participó en la campaña electoral de Eduardo Angeloz, ya con Alfonsín Presidente se volvió un acérrimo crítico de la gestión.

Conoció a Menem como cronista, siguiendo su campaña y el salto al espacio que lideraba el riojano fue un hecho, por afinidad, terminó asesorando esa campaña. Se dice que muchos peronistas de derecha que miran con nostalgia la gestión de Menem y que se ven desencantados con Macri, empezaron a tomar en serio o “a mirar con otros ojos” a Olmedo cuando se supo que Yofre iba a integrar su campaña.

Por ese entonces y por la confianza que le tenía, una vez Presidente Menem lo nombró jefe de la SIDE, cargo que ostentó entre 1989 y 1990, por seis meses, hasta que un conflicto con el entonces ministro del Interior, Eduardo Bauzá, sentenció su futuro. En junio de 1990 fue nombrado embajador en Panamá y en 1992 en Portugal. Un año después regresó al país para desempeñarse como asesor presidencial. Estuvo casado con Adriana Brodsky vedette del comediante Olmedo. Irónicamente su ex esposo también iba a estar involucrado con otro Olmedo años después.

Durante su breve e intensa gestión al frente de los servicios de inteligencia, el “Tata” tejió una estrecha relación con el coronel Pascual Guerrieri, quien tuvo un rol activo en la última dictadura militar: en 1978 fue parte de la misión de militares que viajó a México con el objetivo de asesinar a los jefes montoneros Mario Firmenich y Roberto Perdía.

En la década del ’90 impulsó la idea de una reconciliación nacional –que tuvo su primera puesta en escena con el encuentro de Jorge Born (secuestrado por los Montoneros) con Rodolfo Galimberti (partícipe de la operación por la que la cerealera pagó un rescate millonario)–. El ambicioso proyecto derivó en los indultos a los jefes militares y guerrilleros, uno de los hechos que los organismos de derechos humanos repudió enérgicamente por ese entonces.

En los últimos años el ex titular de la SIDE menemista decidió difundir su pensamiento a través de la publicación de la saga Fuimos todos, Nadie fue, El escarmiento y Volver a matar, cuatro libros en los que defiende la teoría de los dos demonios en el marco del terrorismo de Estado, se convirtió en una suerte de “intelectual” de la derecha que tomó en estas obras un marco de referencia.

Reinventado Yofre se paseó por diversos canales hablando de sus best sellers pero esto se vio interrumpido cuando fue señalado como jefe en una causa de espionaje a funcionarios y famosos. En 2016 fue sobreseído por esta causa.

Sus apariciones en los medios continuaron, donde realizaba exacerbadas criticas al kirchnerismo o en programas como Intratables donde era uno de los referentes del negacionismo junto al periodista Ceferino Reato.

Esta vez, Yofre vuelve a reinventarse y vuelve a la esfera política para acompañar a Alfredo Olmedo, que en diálogo con El Destape afirmó que serían un “gobierno de derecha” y que admira a su compañero de fórmula por ser “intelectual y equilibrado”.