Desde su fundación en 2003, era la primera vez en que el PRO iba a una elección general sin su líder fundador, Mauricio Macri. De acuerdo a las cifras de los comicios porteños, Rodríguez Larreta consiguió mantener el porcentaje de electores que desde el 2007 eligen a este espacio para que gobierne la Ciudad.

El 24 de agosto de 2003 se celebró la cuarta elección en Buenos Aires y el binomio Aníbal Ibarra-Jorge Telerman obtuvo 33,54% de los votos y frente al 37,55% del debutante Mauricio Macri, que llevaba como vice a Horacio Rodríguez Larreta. La segunda vuelta fue el 14 de septiembre e Ibarra consiguiò la reelecciòn con el 53,48% contra el 46,52% de Macri.


El 3 de junio de 2007 Mauricio Macri-Gabriela Michetti obtuvieron el 45,76% de los votos, dejando en segundo lugar a Daniel Filmus-Carlos Heller, con 23,75%. El balotaje fue el 24 de junio y ese día el PRO se convirtió en el nuevo gobierno de la Ciudad con el 60,94%, ante el 39,06% del Frente para la Victoria (FpV).


En la sexta elección porteña, celebrada el 10 de julio de 2011, Macri llevó como vice a María Eugenia Vidal y enfrente volvió a tener a Filmus, esta vez con Carlos Tomada en su fórmula. La primera vuelta la ganó el Pro con el 47,07% frente al 27,87% del FpV. En el balotaje del 31 de julio, Macri alcanzó la reelección con el 64,27% de los votos.

Tras superar las PASO frente a Gabriela Michetti, Rodríguez Larreta ganó con comodidad la elección de ayer con el 45,5% frente a la fórmula Martín Lousteau-Fernando Sánchez con el 25,49%. A comparación con la elección ganada en 2007, la cifra es la misma, mientras que con la del 2011 perdió apenas dos puntos. Ahora, el desafío del ex interventor del PAMI es alcanzar el porcentaje de Macri en el último balotaje.