El seleccionado de España, que depende de sí mismo para avanzar a los octavos de final del Mundial de Rusia, cerrará mañana su participación dentro del Grupo B enfrentando a Marruecos, ya eliminado de la Copa del Mundo,

El partido se disputará en el estadio Kaliningrado, desde las 15 de Argentina, con el uzbeko Ravshan Irmatov y televisación de la Televisión Pública.

España, que igualó 3-3 con Portugal y venció 1-0 a Irán, afronta un partido que traza su futuro en el torneo, con tres posibilidades, que van desde quedar en la primera posición, ocupar la segunda plaza o, la más dolorosa, quedar eliminado.

En el Grupo B, España y Portugal cuentan con cuatro puntos, uno más que Irán, que se medirá a los lusos en un choque por el todo o nada, y cierra Marruecos sin unidades.

Los españoles necesitan ganar y por golear para mejorar sus opciones de finalizar al tope de la zona B, siempre dependiendo del marcador de Portugal e Irán, para encarar un cruce más relajado en los octavos de final.

El empate le asegura el pasar de ronda, lo cual no había conseguido en Brasil 2014 donde defendía el título, pero en caso de derrota, España deberá prender velas y rezar para que el resultado entre portugueses e iraníes les sea favorable.

Enfrente, Marruecos, sin opción alguna de clasificación, juega por el honor y saldrá a la cancha con el deseo marcar y, al menos, empatar para no irse con un cero general de este mundial.

En sus dos partidos anteriores, los magrebíes ofrecieron un buen nivel y merecieron llevarse algo más que derrotas (ante Irán y Portugal, ambas 1-0), por esa razón, marcar un gol y sumar un punto sería una buena forma de despedirse de Rusia.

Embed

En esta nota