Las muñecas antiguas son un clásico de las películas de terror: ya lo vimos con Anabelle y tantas otras. Esta vez, el miedo que provocan estos juguetes se materializó en una publicidad de los 60 que se viralizó en los últimos días.

Embed

Nos preguntamos: ¿qué persona en su sano juicio puede pensar que esto es una buen idea para un juguete de niños? Estamos seguros de que su risa nos va a perseguir en nuestros sueños (más bien, pesadillas).

Lo peor de todo no es eso. Ahora, algunos coleccionistas compartieron grabaciones caseras en las que se ve a estas muñecas, aún en perfecto estado, pero con pocas baterías. Esa combinación creó el peor monstruo imaginable: la muñeca tiene una carcajada demoníaca de terror.

Embed
Embed

Esta noche, por las dudas, guardá cualquier muñeca parecida a esta que tengas en tu casa. No vaya a ser que escuches una risa mientras dormís...

En esta nota