Una vez más la represión, una vez más la censura de Facebook a los medios de comunicación que muestran la realidad. La red social inhabilitó a Revista Cítrica a agregar contenido a su página luego de publicar el video en el que se muestra la brutalidad con la que la Policía de la Ciudad golpeó a un vendedor senegalés en la calle este martes.

El medio denunció este “acto que coarta el derecho a la información” y resaltó que 24 horas después, “en el día del periodista”, Facebook les "’regaló’ la posibilidad de volver a informar” en su fan page.

ATENCIÓN: IMÁGENES SENSIBLES

Embed

Por esto fue que en Facebook no pudieron mostrar, además, la marcha que realizaron los trabajadores ambulantes y vendedores callejeros senegaleses en protesta a la brutal represión que dejó a Kane Serigne Dame con el brazo ensangrentado y una fractura expuesta tirado sobre la vereda mientras le seguían pegando, y, más tarde, hospitalizado y detenido.

Embed

Tampoco pudieron mostrar una entrevista que le hicieron a Kane, en la que él cuenta como puede, con su poco manejo del castellano, la manera en que lo reprimieron y cómo se recupera luego de haber tenido que pasar la noche en una comisaría a pesar de tener todo el cuerpo lastimado.

Embed

“Me quisieron quitar las cosas, salí corriendo, me agarraron, me empujaron y me seguían golpeando. Tres policías me empujaron contra el vidrio de un local. Me golpean a mí, y me llevan detenido a mí. Sólo estaba trabajando. A mí solo me pegaban, todos juntos. Cuando me empujaron, me caí, y ahí me seguían lastimando y me lastimaron mucho el brazo”, relató el hombre a la revista censurada.

Además, se refirió al principal reclamo que tienen los trabajadores senegaleses en Argentina sobre el hostigamiento policial y que muchas veces pasa desapercibido: “Nosotros no vinimos para que nos golpeen, solo venimos para trabajar a la Argentina. Dicen que los negros golpeamos a la policía y no es cierto. No es para pelear que vinimos acá”, lamentó.

LEÉ MÁS: LA POLICÍA DE LA CIUDAD VOLVIÓ A REPRIMIR A TRABAJADORES SENEGALESES