Un día como hoy pero hace 20 años llegaba un nuevo fármaco a la industria. Se trata del viagra, la pastilla azul que le permitió a hombres de avanzada edad volver a tener relaciones sexuales. Pero este popular medicamento no fue buscado por sus creadores, sino que fue fruto del azar.

A principios de los noventa, un grupo de investigadores intentaban encontrar una solución a la angina de pecho pero sin suerte. Sin embargo, las pruebas que realizaron en los hombres tuvo un efecto secundario inesperado: una erección.

Fue así que el laboratorio dio un giro a su investigación y comenzó a investigar la impotencia masculina. Un problema que afecta a casi un tercio de los hombres mayores de 40 años.

Hasta la fecha se han emitido más de 65 millones de recetas en todo el mundo. El fármaco pertenece al laboratorio Pfizer y terminó con el tabú de la impotencia en los hombres.

Sin embargo, pese a todos los avances que hubieron en estos años todavía no existe ningún remedio que ayuda a las mujeres con disfunciones o pérdida de la líbido.

LEÉ MÁS: Comer hielo, el nuevo desafío viral

En esta nota