En la lista de las 26 personas detenidas durante la represión policial de este miércoles contra la manifestación que tuvo lugar en los alrededores del Congreso por el tratamiento del Presupuesto 2019, un nombre resalta: Anil Baran es un hombre turco de 27 años que vive en Argentina y que, a pesar de que sólo estaba de paseo por el centro porteño, recibió balas de goma y estuvo en la comisaría 43 hasta la madrugada del jueves.

Según contó en diálogo con Navarro 2019 por El Destape Radio, Baran vive en Córdoba desde 2016, está casado y tiene DNI permanente, con lo cual es ciudadano argentino. El martes llegó a Buenos Aires para buscar unos papeles en la embajada de Turquía y así poder tramitar la nacionalidad. “Ni siquiera sabía que había una marcha”, afirmó, y al final se encontró rodeado de balas y gases.

“Ni siquiera sabía que había una marcha”

“El miércoles quise ir a microcentro para conocer la ciudad. Bajé del tren en Constitución y pasé por la 9 de Julio. Dos cuadras después veo la marcha y la gente pasa por al lado mío. En ese momento la Policía con 20 motos empezó a disparar y tirar gas a la marcha, pero cuando pasaron por al lado dispararon a cualquier persona. Había niños, personas mayores. Me dispararon dos veces, muy cerca, a dos metros”, relató el hombre.

Según contó, a pesar de que les remarcó que es extranjero y que sólo estaba ahí para buscar sus papeles, no lo escucharon. Tampoco tuvieron en cuenta que se encontraba a 30 cuadras del Congreso, por la zona de Humberto 1º y 9 de Julio. “Me tiraron al piso, rompieron toda mi ropa, me ataron de atrás y no me dejaron ni ir al baño. Estuve cinco horas atado de atrás. Después me llevaron a la comisaría. No sabía qué pasaba”, recordó.

Embed

Mientras estuvo detenido en la comisaría 43, el trato fue similar. “No me pude comunicar con nadie, me sacaron el celular y todas mis cosas, me ayudaron los muchachos de adentro y desde afuera me comunicaron con un abogado y con mi esposa. Cuando salí a las tres o cuatro de la mañana no sabía ni dónde estaba, yo no conozco Buenos Aires”.

Sobre los dichos de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, sobre que los cuatro detenidos extranjeros deben ser deportados -a pesar de que no tienen pruebas ni una condena para que esto suceda-, afirmó que esta actitud es “antidemocrática” e “injusta”, y remarcó que no tiene antecedentes penales ni en Argentina ni en Turquía.

“Veo que ahora quieren deportarme. Me culpan de muchas cosas, no tienen pruebas ni argumentos verdaderos para culparme de haber estado haciendo actos violentos. El Estado tiene responsabilidad sobre mí, yo soy ciudadano argentino”, lamentó.

Por otra parte, también contó que desde hacía un año estaba trabajando en Córdoba en una empresa logística, pero hace un mes se quedó sin trabajo “por la crisis”, junto a sus compañeros. “Yo soy economista, ahora estoy buscando trabajo para construir una vida con mi compañera”, contó.

LEÉ MÁS: HABLÓ UNO DE LOS DETENIDOS TRAS LA REPRESIÓN: "ESTABA COMPRANDO ROPA PARA MI HIJA Y ME DETUVIERON"