El presidente de la Auditoría General de la Nación (AGN), Oscar Lamberto, es observado por tener a su cargo a familiares directos y amigos, que le cuestan $86 millones al organismo en todo el año.

En el escrito, al que accedió El Destape, se denuncia que Lamberto "cuenta con 67 personas a cargo (Gabinete, Secretaría Ejecutiva de Presidencia, Oficina de Actuaciones Colegiadas y Gerencia de Coordiniación) que le cuestan a la AGN 86 millones de pesos anuales aproximadamente".

Dentro de esa nómina de 67 personas a cargo, Lamberto cuenta con familiares directos, personas cercanas y conocidas de su pueblo de origen. Tal como pudo constatar El Destape. en la nómina de empleados del organismo estas personas figuran como planta permanente, no permanente.

Según marcan fuentes consultadas por este portal, Santiago Lamberto, hijo de Oscar, figura como Jefe de Gabinete por un monto anual de $2,8 millones. En tanto su novia, Julia Boero cobra $700 mil al año. Mientras que Pablo Catalá, yerno de Oscar Lamberto, cobra más de $1 millón anuales y trabaja a distancia porque vive en Catamarca. Por su parte, Agustina Bernardi, exnovia de su hijo, también es empleada de la AGN en planta permanente con ingresos de más de $2 millones al año.

Además, también hay amigos del pueblo santafesino de Gobernador Gálvez, de donde es oriundo Lamberto, que integran la nómina de empleados del organismo. Entre ellos están Flavia Acuña, con $2,8 millones anuales como secretaria de Actuaciones Colegiadas y Juan Manuel Bianco que, por el mismo monto, se desempeña como secretario ejecutivo de la Presidencia.

En tanto, Marcela Taín se desempeña como jefa de Departamento de Planificación operativa por $2,12 millones anuales y Melisa Trabuchi, en la Comisión de Supervisión de Planificación, por $1,5 millones al año.

Consultado por El Destape, Lamberto, quien asumió la presidencia de la AGN en agosto de 2016, aseguró que en el organismo "trabajan 1500 agentes" y reconoció que tiene familiares a su cargo, como su hijo, que "está trabajando hace 10 años en la Auditoría y no es un contrato, está en la planta permanente".

Lamberto aclaró que "desde que llegué a la Auditoría, prácticamente no nombré a ninguna persona, así que no se de dónde viene la denuncia" porque "toda esta gente hace años que trabaja conmigo, desde que era Auditor o cuando estaba en la Cámara de Diputados".

El funcionario aseguró que todos los trabajadores "son profesionales", entre ellos "abogados, contadores, ingenieros" y que en la nómina "vas a encontrar un montón de apellidos conocidos" pero eso no impide que trabajemos adecuadamente y hagamos un trabajo profesional".

Según explicó a El Destape, con estas designaciones "no hay ningún conflicto" pero aseguró que "no estoy atado al cargo, si hay alguna operación que está rompiendo las pelotas no tengo ningún problema de irme a la mierda".

En esta nota