Luego de que el gremio Suteba denunciara el secuestro y tortura que sufrió una docente de Moreno, el Gobierno provincial salió rápidamente a repudiar el hecho pero no se comunicaron con Corina de Bonis y su familia que vive momentos de angustia y nervios por las reiteradas amenazas que sufre por llevar a cabo ollas populares en las escuelas.

La docente se dirigía a su domicilio el miércoles por la tarde cuando un auto rojo la interceptó, dos individuos la metieron a la fuerza en el vehículo, la golpearon, le pusieron una bolsa en la cabeza y la torturaron con un punzón hasta escribirle la frase: “Ollas no”.

Al respecto, su tío Emilio Retore habló con los medios y contó que la docente “está muy nerviosa, por momentos habla pero enseguida se quiebra, está contenida pero es indudable que todo esto está en carne viva”.

"Ella está en pánico, no quiere que esté la Policía cerca"

Aclaró que no pudo hablar con su sobrina pero que por intermedio de su hermana supo que “ella está en pánico, no quiere que esté la Policía cerca y dentro de su casa porque es el lugar de ella” y deslizó la posibilidad de que las cámaras de seguridad del Municipio hayan captado el momento del secuestro.

Embed

Además, sostuvo que “nadie del Gobierno se comunicó” con la familia a pesar de que por redes sociales la gobernadora María Eugenia Vidal y el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, expresaron su preocupación y repudio.

“Ella (Vidal) tiene que venir personalmente y hacerse cargo de la situación porque es muy serio lo que pasó, no es una situación que de un día para otro se pasa así nomás. Tiene que venir personalmente porque lo más importante es que las personas no sufran consecuencias si están haciendo el bien”, sentenció el tío.