El ex secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli, solicitó la nulidad de la causa por los cuadernos que contienen los supuestos detalles del manejo de plata negra durante el kirchnerismo y recusó al polémico juez Claudio Bonadio.

Parrilli hizo dos presentaciones ante la Justicia a través de sus abogados, Roberto Boico y Aníbal Ibarra, según consignó Infobae. Además exigió que Bonadío no intervenga en la causa hasta que no se resuelva la recusación

Los letrados hicieron varias objeciones sobre la causa que se dio a conocer esta semana, entre ellas cuestionaron que el caso recayó sobre Bonadío "de una manera extraña".

"Pareciera que no fue un error o una equivocación, sino fruto de una maniobra oculta e ilegal para radicar esta causa en el juzgado nro. 11 del fuero, quizás con el propósito de que aquí sustanciarían imputaciones contra funcionarios del anterior gobierno", afirma el escrito.

Otro punto fue contra la desaparición de los cuadernos -que ahora el chofer arrepentido Oscar Centeno afirma haber quemado-. Al respecto, el documento considera: "Para ser claros, se detuvieron a una decena de sujetos supuestamente indicados minuciosamente en las fotocopias del cuadernito que sería la prueba de los cohechos (activo y pasivo) aquí discurridos, pero una vez detenido el presunto autor de ellos (Centeno), se le extrae una confesión forzosa y deliberadamente viciada por autoincriminación prohibida por el 18 constitucional, para justamente dar con la prueba (cuadernitos) de los que no se contaban"

En cuanto a la recusación de Bonadío, el escrito resalta "la evidente parcialidad del instructor" y que "su obsesión persecutoria más allá de la ley se evidencia la parcialidad en el ´secreto´ y ´sin control de partes´ de este proceso durante meses".