Los chalecos amarillos perpetraron numerosas acciones de bloqueos, cortes de autopistas y rutas por todo Francia, incluidos los dos principales pasos fronterizos con España en los dos extremos de los Pirineos. En España reclaman por la pérdida del poder adquisitivo, exigen aumentos salariales y un control de los servicios como la luz.

El Centro Nacional de Información Vial (CNIR, Bison Futé) señaló en su página una “manifestación social” en la autopista A63 a su paso por el País Vasco francés a la altura de Biriatou y otra en Urrugne, junto a la frontera española, en los dos sentidos de circulación.

La misma indicación se daba también en el peaje de Le Boulou, en la autopista A9 antes de entrar a España por Cataluña. También en la A9, había otro corte en los dos sentidos en los accesos de Narbona-Sur. Igualmente se impedía el paso a la A7 en Montélimar, Bollène y Orange.

Los chalecos amarillos de España exigen la suba del salario mínimo, el control del precio de las tarifas de electricidad, la nacionalización de recursos estratégicos, mejoras de los servicios de salud y educación pública y control estatal de los precios de alquileres y viviendas.

En esta nota