El proyecto de ley del Poder Ejecutivo para terminar con la brecha salarial de género y para extender las licencias en el trabajo ingresó este lunes a la Cámara de Diputados pero con un detalle que la convierte en una bomba de humo.

La iniciativa titulada "Equidad de género e igualdad de oportunidades en el trabajo" había sido anunciada por el presidente Mauricio Macri el 8 de marzo pasado por el Día Internacional de la Mujer, donde se atrevieron a llamarlo "el feminista menos pensado".

Embed

El proyecto, que modifica el artículo 172 de la Ley de Contrato de Trabajo (20.744), plantea que "los trabajadores cualquiera sea su género tendrán iguales derechos en todo lo relativo a su acceso al empleo, a su selección y contratación, a sus condiciones de prestación, a su desarrollo o evolución en la carrera dentro de la empresa".

LEÉ MÁS: Los dos desubicados comentarios de Macri que enfurecieron a las mujeres en su día

Otro pasaje del proyecto se mete de lleno en la vida sindical e insta a los gremios y a las centrales sindicales a que adopten "las normas estatutarias pertinentes para garantizar el respeto a la igualdad de género en el interior de sus organizaciones".

Según indica el proyecto, "los contratos individuales, las convenciones colectivas de trabajo y las reglamentaciones autorizadas no podrán establecer ningún tipo de discriminación en el empleo fundada en el género o en el estado civil de quienes trabajan".

Sin embargo, la ley no impone obligaciones explicitadas a las empresas ni ejemplifica sanciones ante el incumplimiento. El derecho a igual remuneración por igual tarea ya está estipulado en la Constitución Nacional. El resultado práctico es que no aporta nada nuevo al estado igual, en donde el INDEC midió una desigualdad salarial entre hombres y mujeres de hasta el 30%.

Embed