El mejor futbolista en actividad, Lionel Messi concedió una potente entrevista al diario catalán Sport, donde dejó declaraciones jugosas sobre su futuro, Barcelona, la Selección y el peor momento que atravesó en su carrera.

En la previa del Mundial la 'Pulga' se animó a tocar distintos temas y mostró otro costado al hablar de un momento que lo puso al borde de la depresión.

"Tuve un año complicado también en el momento que tuve todo el lío con Hacienda. Fue duro, no llegué a la depresión pero sí que la manera en que se me atacó, que se decían las cosas de mí, de mi familia, de mi papá, de mi gente… Fue duro sobre todo de Madrid,me sentí muy atacado y tuve la suerte de tener el respaldo de mi gente, del Barcelona de Cataluña, del periodismo de acá (ndr: en referencia a Barcelona) y eso me hacía estar un poco más tranquilo", aseguró.

Y enfatizó: "Yo creo que era la orden. De pegarme y de aprovechar el momento de debilidad que estábamos pasando por lo que estaba sucediendo y venían de ahí, de Madrid. Yo sabía que era así e incluso sabiéndolo me molestaba y me dolía. Fue difícil porque además fue el año del Mundial también, tuve una lesión en el medio… Fue un proceso complicado porque se dijeron muchas cosas fuera de lugar. Pero me respaldé en mi familia, en mi mujer, en mis hijos. Siempre me aislé de todo estando y disfrutando con ellos".

Asimismo, el futbolista analizó cómo llega la Selección argentina al Mundial y reconoció que el desempeño del equipo dependerá de cómo le vaya a los jugadores y el resultado final que saquen, ya que pesa muncho "el hecho de haber pasado por tres finales sin ganarla y de haber pasado momentos complicados por la prensa y por la gente de Argentina".

En otro orden, el rosarino se refirió a su identificación con Barcelona, la ciudad donde ha pasado más de la mitad de su vida. "Me siento de acá, vine con 13 años, crecí y me hice acá. Conocí la ciudad de Barcelona cuando tenía 13 años y los primeros tres o cuatro era un turista más hasta que me mude a Castelldefels y después empecé a hacer más vida ahí con mi familia, con mis hijos y por eso no se me ve tanto por la ciudad pero soy un amante de Barcelona y de la manera de vivir de acá (…) Y mis hijos son más de acá que yo. Nacieron acá, tienen las raíces argentinas pero ellos nacieron acá y tiene todas las costumbres del catalán", aseguró.

Mientras que sobre la posibilidad de ser director técnico tras su retiro sostuvo. "No, pero uno nunca sabe lo que pasa. Yo lo había escuchado a Zidane decir que nunca iba a ser entrenador y después le terminó picando y estuvo ahí. En principio no me veo ahí ni en nada, no sé qué va a pasar, trato de vivir el momento. Cuando llegue otra cosa veré qué camino seguir".